WEEK 11: Elena ha vuelto, Diana nunca se fue


Elena ha vuelto, Diana nunca se fue. Podría ser el regreso de Nek a la fórmula que le dio éxito en los noventa, pero no, tranquilos, no lo es: se trata de los dos nombres propios en la semana 11 de la temporada WNBA.

El pasado domingo, Elena Delle Donne disputó su primer partido desde las finales 2019 que le dieron su primer anillo. MVP de la liga en 2015 y 2019, única mujer en el club del 50-40-90, una de las mejores jugadoras de las últimas décadas, su reaparición tras dos años de calvario en forma de lesiones de espalda es per se una buena noticia, un hito. Cosas de la vida, su regreso a las Mystics se ha visto un tanto atenuado por una ausencia ya confirmada: la de Emma Meesseman. Sabor agridulce, gasolina que no tira.

Gasolina es, por otra parte, lo que le sobra a Diana Taurasi, la que nunca se fue. 39 años, retornada de llevarse en Tokio su quinto oro olímpico, su mochila de logros individuales y colectivos más pesada que nunca —tres anillos de la WNBA, MVP dos de esas finales, 10 veces All-Star…—, the GOAT parece no tener fin. Esta semana se ha salido y sus Phoenix Mercury reclaman el puesto de equipo más en forma de la liga.

Es como si esta week 11 fuese una oda a la longevidad en la liga, porque también tuvieron su momentito los cuasi 41 tacazos de Sue Bird. ¿Lo mejor? Pues eso: que si hablamos de longevidad, de carreras largas, de fíjate tú cuánto tiempo llevan estas mujeres siendo las mejores, nos libramos de que esto tenga algo que ver con Nek.

¿DÓNDE ESTÁ EL TECHO DE PHOENIX?

Esta temporada 2021 tuvo un comienzo dubitativo para las Phoenix Mercury de Diana Taurasi. La lesión en el esternón de la veterana estrella fue una piedra en el camino y el buen rendimiento de las otras dos patas de su Big Three —Brittney Griner y Skylar Diggins-Smith— no fue suficiente para contrarrestarla. El récord de las de Arizona era un discreto 9-10 antes del parón olímpico.

Pero le ha sentado bien el oro al trío que forman Griner, Taurasi y Diggins-Smith. Desde su regreso de Tokio, la franquicia ha encadenado cinco victorias consecutivas. Las tres están en su mejor momento del año. Y parece difícil vislumbrar dónde está el techo de las Mercury.

Buen ejemplo de sus virtudes fue el partido del pasado miércoles en Brooklyn, frente a New York Liberty. Diggins-Smith machacó a la defensa neoyorquina a base de penetraciones y triples. Taurasi dio un máster de manejar el ritmo del partido. Y los 2,06 de Brittney Griner resultaron, sencillamente, incontestables. Muestra de la superioridad, ese mate que se cascó ya en el primer cuarto.

Resultado final: 106-79. Y sí, OK, la defensa de las Liberty dejó mucho que desear y a Ionescu no le entró ni un triple —hizo un 0/9—, pero fue un puñetazo en la mesa de las Mercury. Griner recibió el premio de mejor jugadora de la semana. Y las de Arizona son ya el mejor equipo tras el parón. ¿Cuál es su techo? Quién sabe.

WASHINGTON: ¿CUÁNTO FALTA PARA 2022?

Otro de los equipos candidatos a ocupar ese puesto de líder post-Juegos eran las Washington Mystics. Volvía Elena Delle Donne, símbolo del equipo. Estaba en el aire el regreso de la belga Emma Messeman tras su participación en Tokio. Y se esperaba que, con las dos figuras en la plantilla, sumadas al rendimiento MVP de Tina Charles, las capitalinas optasen a todo. Pero los deseos solo se cumplieron a medias.

Mejor jugadora en las finales de 2019 en las que las Mystics se llevaron el anillo, Emma Meesseman anunció el miércoles que no jugaría este año en la WNBA. Era demasiado: desde la burbuja de 2020 no había parado ni un solo día. Una menos.

La contraparte dulce al mal trago es que el regreso de Delle Donne promete. Bastante. Su debut se produjo ante las Seattle Storm. La tarjeta de presentación, impecable: 16 puntos y 3 rebotes en 22 minutos. Sue Bird ganó el partido para las de Seattle con ese triple que siempre mete cuando se deciden los partidos, pero Elena pintó estampas para el optimismo. Véase su primera canasta:

Mejoró Delle Donne en su segundo partido ante Los Angeles Sparks: 18 puntos y 5 rebotes en 17 minutos. Victoria. Pero gran pero. Tina Charles no pudo jugar por lesión. Se perderá entre tres y cinco partidos. Sin su mejor jugadora en lo que va de año, sin Meesseman, sin una Alysha Clark que se pasará en blanco toda la temporada, quizás ni Elena pueda hacer que el 2021 sea el año de las Mystics: su récord es de 9-15 y los playoff están a dos lejanas victorias.

Que no se preocupen, 2022 será mejor, seguro. Eso se lleva repitiendo medio mundo desde enero. Solo un regreso de Nek a la música podría empeorar este maldito año.

TRES APUNTES

  • Jonquel Jones: La estrella de las Connecticut Sun fue nombrada jugadora de la semana en la Conferencia Este, su tercer premio del año. Sus promedios que no varían: 18,7 puntos, 11,7 rebotes y 3,3 asistencias. Las Sun son líderes cada vez más destacadas y acumulan siete victorias seguidas. ¿Tenemos favoritas?
  • Bill Laimbeer: El entrenador de Las Vegas Aces se convirtió ayer en el segundo entrenador de la historia de la WNBA en superar la barrera de las 300 victorias. El histórico bad boy buscará su cuarto anillo de la liga esta temporada.
  • Astou Ndour-Fall: No ha sido la mejor semana para la única española de la WNBA. Astou se quedó en 4 puntos con un 2/8 en tiros el pasado sábado en la derrota de sus Chicago Sky frente a Minnesota Lynx. Las de Chitown ganaron el martes frente a Atlanta, pero la pívot no jugó ni un minuto.

(Fotografía de portada de Sarah Stier/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.