Westbrook, el segundo jugador con un 20-20-20

Ver a realizar triples-dobles se ha vuelto algo tan habitual que ya no sorprende. El base vive instalado en las barbaridades estadísticas, convirtiendo hazañas en actos rutinarios y viéndose obligado a ir un paso más allá para que una de sus actuaciones llamen realmente la atención. Y anoche lo hizo, vaya que si lo hizo.

El de los se convirtió en el segundo jugador de la historia en acabar un encuentro con al menos 20 puntos, 20 asistencias y 20 rebotes. Doble triple-doble, 20+20+20, 3×20 o como quieran denominarlo. Una salvajada se mire por donde se mire y se llame como se llame. En concreto, Russ acabó con 20 tantos, 20 rebotes, y 21 asistencias, siendo fundamental en la victoria de los suyos ante los por 119-103.

A solas con Wilt

El otro jugador en lograr algo así no podía ser otro que . Siempre él. El pívot firmó su histórica actuación el 2 de febrero de 1968, noche en que sus Philadelphia 76ers se impusieron a los Detroit Pistons por 131-121. Sus números exactos fueron 22 puntos, 25 rebotes y 21 asistencias, y quién sabe de qué estaríamos hablando si los tapones se hubiesen contabilizado en aquella época.

No obstante, cabe destacar que Chamberlain logró estos números después de jugar todo el partido, mientras que Westbrook no llegó anoche a los 37 minutos, esto es, 11 menos que el de los 76ers.

La proeza paso a paso

Pese a no arrancar el partido especialmente inspirado en ataque, desde muy pronto pudo verse que Russell tenía preparado algo especial para el encuentro. Solo en el primer cuarto, el base logró repartir 10 asistencias y capturar 7 rebotes, lo que hacía fácil prever que su 31º triple-doble de la temporada no se haría de rogar. Al descanso, estaba en 5 puntos, 9 capturas y 14 asistencias, marca manchada por su 2/12 en tiro.

Sin embargo, el acierto anotador no se haría de rogar, y Westbrook certificó el triple-doble cuando aún quedaban casi 5 minutos del tercer cuarto por delante, momento en que se empezaba a intuir que algo grande podía pasar. El propio jugador lo sabía, y no dejó de engordar sus cifras hasta que, a falta de 41 segundos, llegó por fin el vigésimo y último rebote y con él la fiesta en el Chesapeake Arena.

Una vez logrado, el de OKC quiso acordarse de Nipsey Hussle, rapero icónico de Los Ángeles asesinado el pasado domingo. “Esto es para Nipsey” gritó varias veces antes de irse al banquillo a celebrar su logro con sus compañeros, dando un tono emotivo a una noche para la historia del baloncesto.

Reencuentro con el triunfo

El choque sirvió también para poner fin a la racha de derrotas de los Thunder, que volvieron a ganar tras el tropiezo ante los Mavericks del pasado domingo. Jerami Grant, con 22 puntos, fue el máximo anotador de los suyos, mientras que Paul George destacó con 19 tantos, 6 rebotes, 5 asistencias y 5 robos.

En los Lakers, que de nuevo estuvieron plagados de bajas, destacó Kentavious Caldwell-Pope, que con 23 puntos terminó como máximo anotador del partido. Los de Walton hicieron todo lo posible por mantenerse en el encuentro hasta el final, pero la ausencia de piezas clave y de necesidades competitivas se hicieron más que evidentes a la hora de la verdad, momento en que Oklahoma logró cerrar el duelo con comodidad.

Fotografía de portada: by Harry How/Getty Images


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los Houston Rockets alcanzan las 50 victorias

Los Warriors arrollan a Denver y encarrilan el liderato del Oeste

Siguiente