WNBA: un nuevo convenio colectivo mejorará sobremanera las condiciones de las jugadoras


El salario máximo pasará de 117.500 dólares anuales a 215.000

La WNBA ha anunciado este martes un principio de acuerdo para la firma de un nuevo convenio colectivo que pretende permanecer en vigor durante los próximos siete años, hasta 2027.

El nuevo Collective Bargaining Agreement (CBA) supone un paso casi histórico; proporcionará nuevas y muy mejoradas condiciones a las jugadoras. Algunas de las innovaciones pasan por un salario promedio superior o compensaciones por maternidad que antes no existían, según pudo dar a conocer la comisionada de la Liga, Cathy Engelbert, en lo que calificó como una “apuesta decidida por las mujeres”.

“Estamos haciendo una gran apuesta por esta Liga, una gran apuesta por las mujeres y por el deporte profesional; ahí la WNBA puede liderar esto”, podía reconocer Engelbert en declaraciones al diario The New York Times.

El nuevo convenio permitirá que las jugadoras más destacadas puedan percibir, entre salario y compensaciones varias, cantidades anuales cercanas al medio millón de dólares. Esta horquilla puede parecer pequeña respecto a las que manejan las estrellas de la NBA, pero es el triple de lo que contemplaban los antiguos estatutos.

El salario máximo que una jugadora de la WNBA podrá percibir con las nuevas bases se incrementará en un 83 por ciento, de 117.500 dólares anuales a 215.000. Además, las jugadoras podrán percibir su sueldo completo cuando se encuentren de baja por maternidad, así como otras ventajas secundarias a la hora de tener hijos.

Porcentaje de beneficios

El colectivo de jugadoras negaba que estuviera pidiendo a la Liga idénticas cantidades que las de los jugadores de la NBA. Su versión es la de que demandaban una subida equiparable comparada con el retorno económico de su competición. Los beneficios de la WNBA no son ni parecidos a los de la NBA y por ello las cantidades no pueden en ningún caso ser las mismas en estos momentos.

La NBA, que fundó la WNBA de la mano del recientemente fallecido David Stern en 1996, comparte beneficios con sus jugadores (hombres) en una proporción de 50-50. La situación en la Liga femenina era más o menos de 30-70 con el antiguo convenio y se incrementará de acuerdo a los nuevos acuerdos.

La WNBA acapara cada vez más expectación y por ello sus jugadoras se encontraban en demanda de mejores condiciones de trabajo. Sin embargo este no es solo un movimiento matemático, sino que supone un precedente en la lucha global por mejorar condiciones en muchas disciplinas deportivas femeninas de todo el mundo.

Con la firma del nuevo convenio colectivo —que todavía tiene que ser ratificado por parte de la asociación de jugadoras (WNBPA) y por los propietarios de las franquicias— las jugadoras verán satisfechas parte de sus demandas. Esas demandas pasaban por salarios superiores, aun teniendo en cuenta que en el mejor de los casos no podrían ni acercarse a las cifras de los hombres en su mismo deporte. Este movimiento por parte de las jugadoras también se había producido en otras disciplinas del deporte estadounidense y mundial, con las jugadoras del Team USA de fútbol, en pie de guerra por mejores condiciones, como principales estandartes. Ahora, la WNBA también abrirá camino al resto de mujeres en el deporte profesional.

(Fotografía de portada: Ethan Miller/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.