Wolves-Nuggets: un partido decisivo no visto desde 1997

Quedan 12 partidos para que concluya la Temporada Regular, pero los ojos de todos los aficionados se dirigen solo a uno, al que enfrentará a Minnesota y Denver por conseguir la última plaza de playoffs de la Conferencia Oeste.

Teniendo ambos un balance de 46 victorias y 35 victorias, el duelo se plantea directamente como si fuese un séptimo partido de una serie de post temporada, o lo que es lo mismo, un win or go home. Sí, cuando se produzca el salto inicial en el Target Center nada importará lo que hayan hecho en los anteriores 81 encuentros. Se juegan toda la temporada en 48 minutos.

Con ese escenario la emoción está servida como casi nunca antes. A veces hemos visto equipos que se jugaban su sitio en la última jornada –por así decirlo–, pero siempre disputando partidos distintos. Ahora no. Ahora todo la tensión se centra sobre una pista como no se veía desde hacía más de dos décadas.

Tenemos que remontarnos a 1997. Aquel año Cleveland y los aún Washington llegaron al último partido del curso enfrentándose en un cara a cara que enviaría a uno a playoffs y al otro de vacaciones. La moneda cayó del lado capitolino. Con Chris Webber a la cabeza, los ahora Wizards batieron por 81-85 a unos Cavs en los que por entonces brillaba un tal Terrel Brandon.

Factor local

En el mencionado precedente venció Washington pese a jugar fuera de casa. Ese dato debe animar a Denver para romper las estadísticas, ya que los Wolves, lejos de su mal rendimiento en la carretera, atesoran un 29-11 ante su público. Los Nuggets por su parte se quedan en un 15-25 lejos de Colorado. En unas horas sabremos si se mantiene esta línea o si los de Mike Malone logran cortarla.

Estadísticas de Basketball-Reference.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Luc Mbah a Moute podría perderse la primera ronda

Kobe apuesta seguro: Rockets y Warriors, sus favoritos

Siguiente