‘El Jordan’ que pudo ser y no fue: 32 años de la muerte de Len Bias

Antes que con LeBron James. Antes que con Kobe Bryant. Antes de que Montes nos diera la bienvenida al vuelo número 23. Antes de que Jordan fuera Jordan. Antes de que Airness fuera superado por su propia leyenda. Antes que todo esto estuvo , el gran rival de Michael en la universidad y el primero en soportar la comparación con altivez. Y desde el principio, el único llamado a poner en jaque su tremenda dinastía en la NBA.

Pocas veces (si no nunca) la NCAA vio un alero así. Un ‘3’ que dominara con tanto desparpajo la competición. Ver jugar a Bias ante sus rivales era como estar ante un culturista desempacando su Happy Meal. El baloncesto de la facultad era para Bias un juego de niños, y todos en la época pacientes a la espera; a si era capaz de trasladar su yugo adolescente al mundo adulto.

El destino, arropado por él mismo en parte, nos robó ese deseo. Al baloncesto uno de sus niños prodigio, y a Bias todo su brillante futuro. Jamás abandonó los tacos de salida del Draft de 1986, donde fue escogido en segundo lugar (tras Brad Daugherty). No ahondaremos en la trágica noche de aquel 19 de junio. La misma sobredosis que le robó la vida fue la que lo hizo inmortal.

El origen

Hoy se han cumplido 32 años del fallecimiento de quien pudo ser y no fue. Las muertes tempranas tienden a exagerar el mito. Pero de Bias hay negativo suficiente para ver que el mito camina sobre firme. Éste es nuestro pequeño homenaje desde nbamaniacs. Recordar uno de sus pocos careos.

El 12 de enero de 1984, las universidades de Maryland y North Carolina se enfrentaban (aquí partido completo). Bias contra Jordan. El primero terminó el encuentro con 24 puntos y 4 rebotes, mientras que el segundo completó una de sus típicas actuaciones: 21 puntos, 12 rebotes (7 ofensivos) 4 robos y 2 tapones.

“It could be the best game of the year…”, arrancó el comentarista.