Fantasy NBA 2017-18: preparando la semana 11

No te despistes por la Navidad y los días festivos o semifestivos. Hoy es el día de realizar los cambios y preparar nuestro equipo para la semana en la NBA de Movistar.

Bases

Austin Rivers (17,3 M). Está disparado en cuanto a su faceta anotadora y lleva dos partidos haciendo su récord de anotación. En los otros apartados su aportación es menor, aunque de vez en cuando deja partidos con 7 o 6 asistencias. Sus números esta semana han sido unos impresionantes 31,7 puntos, 3,5 rebotes y 5,3 asistencias.

Mario Hezonja (9 M). Tras la lesión de Nikola Vucevic, Hezonja va a seguir disfrutando de muchos minutos. Al menos el próximo mes se espera que sus cifras mejoren tal y como lo han hecho en estas dos ultimas dos semanas, en las que ha llegado a promediar 14,7 puntos, 4,5 rebotes y 1,3 asistencias en 28 minutos por noche

Aleros

Josh Richardson (16,3 M). Con tantos jugadores lesionados en Miami Richardson esta siendo el referente ofensivo del equipo en el mes de diciembre. En los últimos 15 días ha promediado 18,5 puntos, 4,3 rebotes y 3 asistencias.

Ed Davis (7 M). Si no tienes mucho dinero y quieres un jugador que te haga al menos 10 puntos Fantasy cada semana, Ed Davis es tu jugador, un ala-pívot bastante constante a la hora de capturar rebotes. Sus cifras esta semana han sido 5,8 puntos y 8,7 rebotes.

Pívot

John Henson (11,9 M). Tiene que seguir siendo nuestro referente en esta posición, al menos hasta que haya una lesión de algún pívot estrella de la liga y alguien deba sustituirle. Esta semana ha destacado mas en su faceta anotadora promediando 12,3 puntos, 6,3 rebotes y 1 asistencia.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Mirotic podría anular su cláusula anti-traspaso ante una oferta de equipo de playoffs

Luka Doncic o cuando tu límite está lejos de escribirse

Siguiente