76ers, Hawks, Nets y Celtics, dispuestos a negociar sus picks del Draft

Unos los ven como jugadores sobre los que (re)construir; otros como mero objeto de intercambio o como los activos perfectos para hacer más vistoso un paquete. Todos, eso sí, desean obtener cuantas más y mejores rondas en el Draft, pero la intención con las mismas cambian en función del estado de cada franquicia.

Noche de compradores y vendedores. Unos se mueven con talante enérgico mientras otros esperan simplemente a verlas venir. En el primer bando, el próximo 20 de junio, día de la ceremonia del Draft, nos encontraremos, entre otros, a Philadelphia y Atlanta con nada menos con cinco elecciones cada una (76ers: 24º, 33º, 34º, 42º y 54º – : 8º, 10º, 35º, 41º y 44º), a los Boston , con cuatro, tres de ellas ‘primeras rondas’ (14º, 20º, 22º y 51º) y a los Brooklyn , con tres (17º, 27º, y 31º). Diecisiete picks nada menos (casi el 30% del total) con alta probabilidad de cambiar de manos.

Distintas motivaciones

Así lo indica Mike Scotto para The Athletic. Cada uno esgrimirá sus motivos. Los Hawks son ya un equipo excesivamente joven (hasta tres rookies han coincidido como titulares este año) que buscaría añadir veteranía al vestuario. Los 76ers, con una plantilla candidata al anillo, da por finiquitado The Process y ya tan solo les interesa sumar jugadores de rendimiento presente para hacer más poderosa su rotación. Los Nets utilizarían sus picks con un objetivo prioritario: librarse de la losa económica que supone el contrato de Allen Crabbe.

Los Celtics, por todos es sabido lo que tienen entre ceja y ceja. La Ceja. Por ello, toda ronda que pueda servir para mejorar la oferta de sus rivales por Anthony Davis, será puesta gustosamente sobre la alfombra de los Pelicans.

(Fotografía de portada de Mike Stobe/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Game of Zones: la lotería del Draft