Brad Stevens toma el relevo de Danny Ainge al frente de los Celtics


Tras confirmarse la eliminación de Boston Celtics en los playoffs después de caer contra Brooklyn Nets por un rotundo 4-1, llegan los primeros movimientos en la franquicia del trébol verde. De acuerdo a fuentes del periodista Adrian Wojnarowski de ESPN, Danny Ainge abandona su puesto como Director de Operaciones tras 18 años en el cargo, y le sustituirá el actual entrenador jefe, Brad Stevens, quien a su vez dejará libre una vacante en el banquillo.

De esta forma Stevens, técnico de los Celtics desde el pasado 2013, se ocupará a partir de ahora de las futuras operaciones baloncestísticas en los despachos, y todo apunta a una futura revolución tras el fracaso que han protagonizado este año.

Como jugadores imprescindibles están Jayson Tatum y Jaylen Brown, este último lesionado de gravedad; sin embargo, no parece que haya ninguno intocable, salvo creemos el citado Tatum, líder de los suyos tanto en la Regular Season como en los playoffs donde ha promediado 30,6 puntos por jornada.

Según el propio Wojnarowski, Stevens ha reconocido que ha terminado “desgastado” de su cargo como técnico tras pasar la Burbuja NBA de Orlando, y agradece enormemente la oportunidad que le brindan los Celtics por su transición a las oficinas. Asimismo, participará de forma muy activa en la búsqueda de su nuevo entrenador jefe.

Adiós al mito

Hablar de Danny Ainge es sinónimo de Boston Celtics. El ex Presidente de Operaciones (ahora retirado) vistió la camiseta de la franquicia de Massachussetts entre 1981 y 1989, alzándose ganador del anillo en dos ocasiones (84 y 89), y siendo All-Star en 1988.

Tras colgar las botas en 1995 con la camiseta de Phoenix Suns, tomó las riendas del equipo en 1996, y su periplo como entrenador en Arizona duró hasta tres campañas. Ya en 2003 regresaría a los Celtics donde asumiría el cargo de Director de Operaciones de Baloncesto hasta la actualidad.

Entre sus muchos éxitos al frente de las oficinas, además del anillo de campeón en 2008 y su consiguiente galardón al Mejor Ejecutivo del Año, estuvo en sacar a Boston del pozo de la liga para situarlos nuevamente en el primer plano con la construcción del famoso Big Three formado por Paul Pierce, Kevin Garnett y Ray Allen.

Asimismo, ha protagonizado otros destacados movimientos, tales como el traspaso con Brooklyn Nets en 2013 donde dio salida a Pierce y Garnett para cargarse de rondas del Draft; la posterior operación que mandó a Isaiah Thomas a Cleveland a cambio de Kyrie Irving, o la elección de Jayson Tatum en el pick 3º del Draft 2017, y enviando su número uno a Philadelphia 76ers, que sería para Markelle Fultz.

(Fotografía de portada: Sarah Stier/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.