Chris Paul y el sabotaje a Curry para entrenarse a solas en el Toyota Center

La venganza del base de Golden State no se hizo esperar

Aunque has rescatado a tu equipo tras la baja de Kevin Durant en el tramo final del Game 5, no estás siendo tú mismo últimamente. Y lo sabes. Vaya que si lo sabes.

Tu equipo te necesita más que nunca para ganar porque en solo unas horas (día siguiente) disputaréis el sexto partido de las semifinales ante Houston. Dos caídos clave en la convocatoria, Durant y DeMarcus Cousins, así que se cierra el círculo que empezó allá por 2015 y todo dependerá de Klay Thompson, Draymond Green, Andre Iguodala, del resto y en gran medida de ti. Sobre todo de ti. Y muchas quinielas sitúan como favorito en la eliminatoria, ahora que tenéis bajas, a los . No pinta nada bien la cosa.

De esa manera, te mentalizas para el siguiente partido como se merece. Dado que tus sensaciones en la serie no han sido las mejores hasta el momento, acuerdas con tus entrenadores la posibilidad de lanzar a solas, durante una hora, en el Toyota Center. Tú, el parqué y las canastas. Eric Housen, jefe de los ‘chicos para todo’ en el staff de los lo arregla y tendrás una hora ritual en la cancha; tú solo, con el pabellón de siete a ocho de la tarde. Sesenta minutos para concentrarte y aspirar las mejores sensaciones posibles de cara al encuentro. Es jueves por la tarde-noche y el partido será el viernes, así que necesitas ponerte a punto rápido.

Total, que llegas puntual y cuando te dispones a comenzar tu misa de lanzamiento en el coliseo texano, ves que no estás solo. estaba ya en la cancha y se te había adelantado.

Qué narices ha pasado aquí y qué hace aquí este tío.

Eso es más o menos lo que se le pudo pasar por la cabeza a cuando al salir a la pista del Toyota Center, que había sido reservada, vio que ya la habían ocupado. La historia es de Marcus Thompson (The Athletic) y narra cómo Chris Paul saboteó la preparación de Curry unas horas antes del sexto partido de las semifinales entre Warriors y Rockets.

Compartir cancha

Ante tal contexto, Curry instó a Paul que podían compartir la cancha, que cada uno podía acordonar una mitad de cancha y prepararse a sus anchas en ese territorio. Pero, según la versión de Thompson, el base de Houston se negó, impidiendo que Curry pudiera ejercitarse. Ese era ni más ni menos su gran objetivo, sabotear la sesión de Steph.

Como resultado final, el base de Golden State tuvo que tocar retirada y vio chafada su hora de ejercicios individuales. Chris Paul lo había conseguido. Se había enterado (de la manera que fuese) de las intenciones de Curry unas horas antes y su plena disposición fue la de impedir que su rival completase el entrenamiento.

“¡Échame ahora de la pista!”

La venganza es una delicatessen que sienta mucho mejor entregarla en frío. Así que eso es lo que hizo Stephen Curry. Pese al gran encuentro desplegado por Chris Paul (27 puntos, 11 rebotes, 6 asistencias) los Warriors se llevaron el partido y la eliminatoria (4-2) con un ejercicio memorable. Particularmente, Curry hizo una labor desastrosa antes del descanso (se fue sin anotar) para acabar con 33 puntos y 23 en el último cuarto tras una metamorfosis para la historia.

Con el partido recién liquidado, el pase a las finales del Oeste ya sellado y celebrando en los vestuarios, Curry obtuvo su venganza del episodio del sabotaje, vivido solo unas horas antes el día anterior. Estaba junto a Draymond Green en la puerta del vestuario de los Warriors y se le pudo escuchar “¡venga, échame ahora de la pista, tío!”. No dirigiéndose a Chris Paul directamente, sino simplemente elevando la voz lo suficiente para que el base de Houston pudiera escucharlo al otro lado de la pared; interpelando y animando el tono para que quedase constancia delante de la prensa y demás testigos de que el dos veces MVP se había cobrado su venganza.

La estratagema de Paul, aunque astuta, resultó poco deportiva (y poco efectiva). Y por eso la venganza de Curry tuvo que saber todavía mejor.

(Fotografía de portada: Tim Warner/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer o no.



Anterior

Serge Ibaka: un ‘Factor X’ de menos a más

Los Cavaliers ya tienen entrenador: sorprenden a todos nombrando al NCAA John Beilein

Siguiente