Cleveland, reacio a renunciar a cualquier activo futuro


¿Han perdido la motivación los Cavaliers? En las tres temporadas pasadas –subidos en la ola de LeBron James– los de Ohio no dudaban a la hora de hacer y dar lo que fuese necesario para conseguir su objetivo: estar en las Finales de la NBA. Ahora, envueltos en una campaña convulsa en la que se multiplican las incógnitas, empiezan a recular.

Lo hacen porque las malas sensaciones están convirtiendo en realidades los rumores. Hace mucho tiempo que se habla del posible adiós de LeBron James en el verano de 2018. El Rey, centrado en hacer más grande su leyenda, ni pestañea ante ello, ya que su meta, la de ganar, está por encima de pararse a pensar dónde estará en unos meses. Por su parte no hay nada que reprochar, pero en relación al equipo todo cambia.

Cleveland estuvo en tres Finales consecutivas y lo hizo bajo un enorme big three, ese que formaban Kyrie Irving, Kevin Love y el propio James. Irving se fue y para algunos los Cavs incluso ganaban, ya que llegaban Isaiah Thomas, Jae Crowder y la primera ronda del Draft de 2018 de los Nets. Ese pudo ser el comienzo del fin. Con Thomas lesionado se buscó un base y apareció Derrick Rose. Casi de forma paralela Dwyane Wade rescindía con Chicago y también cogía rumbo a Cleveland. En total han sido ocho jugadores nuevos.

Nada de eso ha funcionado. Lo que al principio parecían problemas defensivos provocados por una corta pretemporada y falta de adaptación de las nuevas piezas, ha terminado por traducirse en una debacle constante. Y es esa sensación de derrota la que se ha instaurado en la oficina de Cleveland, donde el rumor del adiós de James y el inicio de una reconstrucción se perciben ya inevitables.

Con ese escenario sobre la mesa, es Adrian Wojnarowski de ESPN quien anuncia que los Cavaliers, al contrario de lo hecho hasta ahora, están midiendo con escuadra y cartabón sus próximos movimientos, puesto que en ningún caso quieren comprometer la viabilidad de una reconstrucción con un proyecto que ven dando sus últimos coletazos.

Sin descartar reforzar el equipo con algún veterano –el tema George Hill lleva varios capítulos–, en Cleveland están evaluando los pros y los contras; tanto es así que no tienen intención alguna de mover ninguna elección del Draft bajo su poder, ya sea la suya propia de 2018 o la de Brooklyn Nets que lograron vía Boston.

No es una renuncia

Lo único seguro en Cleveland es que LeBron jugará con ellos esta temporada; es decir, seguirán en la pelea por ser campeones y a nadie extrañaría ver por cuarta vez un Warriors-Cavs en junio. Por ello, en ningún caso renuncian a volver a tocar la gloria, solo que en esta ocasión quieren conseguirlo sin apostarlo todo a una carta. Quieren reforzarse y seguramente lo harán, pero no les veremos haciendo un movimiento que hipoteque un futuro que ya atisban en términos de reconstrucción.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.