Capela alcanza un acuerdo con Houston: 90 millones por cinco años

Fin del culebrón. ha extendido su contrato con Houston y seguirá jugando para la entidad texana los próximos años. Según pudo adelantar Adrian Wojnarowski (ESPN), el acuerdo está situado en cinco temporadas más y 90 millones de dólares. Poco más tarde, Shams Charania (Yahoo!), por su parte, aportó que el trato entre ambas partes está situado en 80 millones más 10 en variables.

Los propios Rockets hicieron oficial la extensión de contrato de su jugador principal en la pintura este mismo viernes.

Provechoso para ambos

Capela se embolsará una cantidad bastante cercana a los 18 millones por curso gracias a su nuevo contrato con los Rockets. Desde el principio del presente mercado estival, Houston y el pívot habían encallado en las negociaciones por las altas pretensiones del jugador. Lo que la franquicia estaba dispuesta a ofrecer no encajaba con los más de 20 millones que exigía Capela para renovar. El pívot llegó a rechazar una suculenta propuesta de cinco años y 85 millones durante los primeros días de mercado; pero en última instancia el tira y afloja ha terminado y existe acuerdo, por cinco millones más, para que Capela siga desarrollando su juego en los Rockets.

Al final, la escasez de hueco salarial en el seno del resto de franquicias NBA, sobre todo en los contenders, ha hecho que Capela y Rockets estuvieran condenados a entenderse.

Tal como ha podido añadir el periodista Michael Scotto, el nuevo acuerdo entre Houston y Capela no contempla ningún tipo de player option o team option a lo largo de los cinco años de contrato que ambas partes tienen por delante.

Capela para rato

Con el nuevo contrato de Capela, los Rockets evitan que el jugador firmase la oferta cualificada (4,3 millones) para jugar por una cantidad simbólica el curso que viene y, después, poder ser agente libre sin restricciones en 2019. Si tal opción hubiese prosperado, habría significado el final de los días del pívot en Houston, pues no alcanzar un acuerdo este verano hubiera supuesto que Capela buscase nuevos destinos dentro de un año.

El joven pívot (24 años) viene de jugar su mejor temporada como profesional, disputando unas finales del Oeste y acariciando las Finales de la NBA. En lo individual, aportó 13,9 puntos, 10,8 rebotes, un tremendo 65,2 por ciento en tiros de campo (líder de la liga) o 1,9 tapones en temporada regular; eso además de erigirse como pilar fundamental en los esquemas ofensivos y defensivos de los Rockets. Sin él, el proyecto actual en Houston hubiera dado varios pasos hacia atrás.

Impuesto de lujo, apuesta fuerte

La actualización en el salario 2018-19 de Capela supone que los Rockets escalen al cuarto puesto de plantillas más caras de la NBA. En estos momentos poseen un caudal de salarios de 136 millones (solo Golden State, Oklahoma y Toronto superan esta cifra), según pudo informar el gurú Bobby Marks. El periodista Jonathan Feigen aporta por su parte que el gasto total de la franquicia (salarios más impuesto de lujo) se situaría en torno a 165 millones, récord histórico en los Rockets.

Toca, pues, este año caer de lleno en impuesto de lujo (fijado en la barrera de los 124 millones) en Houston, lo que denota un compromiso potente desde la gerencia con armar una plantilla competitiva. La firma de los contratos de Chris Paul (por el máximo en cuatro años) y el propio Capela son buena muestra de ello.

Con el MVP, James Harden, Paul, Capela y la llegada de Carmelo Anthony (aún no oficial), Houston tratará de seguir siendo una alternativa a los Warriors.