El traspaso de James Harden puede llegar en breve


Los acontecimientos pueden precipitarse en las próximas horas. Houston, tras mantener la calma desde que James Harden pidiese internamente el traspaso, parece haber entendido que la situación es insostenible y, según informa Shams Charania de The Athletic, podrían alcanzar un acuerdo para su salida rápidamente.

El citado periodista recalca que los finalistas para hacerse con los servicios del MVP de 2018 serían Brooklyn Nets y Philadelphia 76ers; es decir, los dos primeros equipos que sonaron hace más de un mes como destinos más probables para Harden. Respecto a las ofertas de ambos equipos, los neoyorquinos estarían preparando un paquete con todas sus futuras selecciones de primera ronda e intercambio de otras. Por parte de Philadelphia, incluir a Ben Simmons sería una opción más que factible. Los Rockets estarían pidiendo a los de Pensilvania un paquete que incluyese al All-Star y al novato Tyrese Maxey, informa Marc Stein, periodista que afirma que Houston estaría decidido a cerrar el traspaso hoy mismo.

¿Qué ha hecho cambiar a los de Texas su hoja de ruta? Pues seguramente las declaraciones de The Beard tras la segunda derrota consecutiva frente a los Lakers. Harden no se mordió la lengua ante los medios y dijo claramente que no ve en el equipo nivel para ganar y que ya había hecho todo lo que tenía que hacer en Houston. Su mensaje sonó alto y claro antes de marcharse de la conferencia de prensa. Los Rockets parecen haber captado el mensaje.

Tanto lo han captado que directamente no han contado con Harden en el último entrenamiento del equipo. El escolta, quien ya se ausentó del comienzo del training camp tras saltarse el protocolo se salud y seguridad de la NBA contra el coronavirus, actitud que le acabó reportando una multa de 50.000 dólares, no ha estado con sus compañeros en la última sesión de trabajo. ¿Por qué? Pues Stephen Silas, el técnico, asegura que simplemente han creído que es lo mejor para el equipo.

Justo ese pensamiento colectivo es al que aludía John Wall tras escuchar las últimas declaraciones de Harden. El recién llegado explicaba su parecer respetando la opinión de su compañero, pero dando a entender que no estaba remando junto al resto de la plantilla para alcanzar objetivo alguno. Básicamente ha dicho que Harden podía echar por tierra el trabajo de todo el grupo por su comportamiento.

Camino sin retorno

Durante semanas los Rockets han creído que la situación con Harden se relajaría, que con el paso de los partidos se sentiría mejor en el equipo y que podría formar una buena sociedad con el resto de la plantilla conformada. Nada de eso ha ocurrido. Si el periodista de The Ringer Kevin O’Connor comentaba hace horas que los Rockets confiaban en mantener a Harden toda la temporada, tal percepción ha virado 180 grados tras escuchar como La Barba decía literal y públicamente: «Esta situación es una locura. Es algo que no creo que se pueda arreglar».

Poco más queda por decir. Parece que la salida de Harden es un hecho a falta de que los Rockets concreten el destino. Si marchase a Brooklyn probablemente formará un enorme Big Three con Kevin Durant y Kyrie Irving. Si es Philadelphia el lugar al que arriba, está por ver si estos incluyen a Ben Simmons en el paquete. Y por supuesto siempre queda la opción de que salte la sorpresa con algún tapado. Toca estar atentos a la que será una de las bombas de la temporada 2020-21.

(Fotografía de Steph Chambers/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.