Houston Rockets despedirá a Carmelo Anthony

Cuando el río suena, agua lleva (mucha en esta casuística particular). Se terminan confirmando los presagios, rumores e informaciones que en los últimos días apuntaban al despido de por parte de los Houston . Como ha podido avanzar el periodista Adrian Wojnarowski (ESPN), la organización texana ha tomado ya la decisión de rescindir el contrato de Melo y lo hizo oficial pocos minutos después de adelantarse la información en primer lugar.

El anuncio por parte de los Rockets llegó a cargo de Daryl Morey, general manager de la franquicia. “Después de mucho debate interno, los Rockets separarán su camino del de Carmelo Anthony y trabajamos para encontrar una resolución. Carmelo tuvo una tremenda manera de hacer las cosas durante su tiempo con los Rockets y aceptó todos los roles que el entrenador Mike D’Antoni le asignó. El ajuste que previmos cuando Carmelo eligió firmar por nosotros no se ha materializado, así que pensamos que lo mejor es separarnos porque otro desenlace hubiera sido injusto para él”, determinó Morey en voz de toda la organización.

De esa manera, Carmelo Anthony se despedirá, no por voluntad propia sino siendo despedido, de su aventura en Houston solo diez partidos después de debutar en temporada regular (récord de 4-6 cuando ha jugado).

Pero aunque su marcha se haya oficializado ya, Wojnarowski comentaba que los Rockets no tienen planes de poner el contrato de Carmelo en la lista de waivers inmediatamente, sino que la intención pasa por que sus agentes puedan primero peinar el mercado en busca de un destino interesante para el jugador. Algo así como lo que Phoenix efectuó con Tyson Chandler hasta que el pívot encontró acomodo en los Lakers. Los agentes de Melo ya habrían empezado a sondear el interés de otros equipos por su jugador, según Woj; y entidades como Blazers, Pelicans y Lakers podrían haberse interesado ya por sus servicios.

Así, Houston se deshará del contrato de Carmelo Anthony, que firmó por el mínimo de veterano (2,4 millones de dólares) el pasado verano para enrolarse al proyecto que pilota Daryl Morey. En el momento de su corte oficial, el contrato del ex de Denver, OKC y New York pasará a la lista de waivers, donde otras franquicias podrán reclamarlo y hacerle un hueco en sus respectivas plantillas.

De otro modo, los equipos interesados en Carmelo podrían dejar que saliese del período de waivers (48 horas) y firmarle un nuevo contrato libremente.

Sin traspaso hasta el 15 de diciembre

Como todos los agentes libres que suscribieron un contrato este pasado verano, Carmelo no puede ser traspasado a otra franquicia hasta el 15 de diciembre, según las normas de la NBA. Un mes por delante tienen los Rockets si quieren obtener algo a cambio por el jugador y enviarlo a otra franquicia, en lugar del despido puro y duro, algo que pueden hacer desde ya pero que les obligaría a abonarle la totalidad pendiente de su salario, es decir, casi los 2,4 millones de dólares suscritos para la 2018-19, ya que ayer, 15 de noviembre, fue el momento del primer abono salarial del curso a los jugadores de la NBA.

En este contexto de despido o traspaso, hay dos planteles que no pueden optar a Carmelo y son los Thunder y los Hawks, ya que ambos se deshicieron de él en la pasada agencia libre. Los Thunder los traspasaron a los Hawks, que lo cortaron vía buy out. Las normas de la NBA hablan de que para traspasos o despidos de un jugador entre temporadas tiene que pasar un año de la operación o acabar la temporada previa al movimiento para que el jugador pudiera reincorporarse a su antigua franquicia, requisitos que no cumplen ni OKC ni Atlanta, que llevaron a cabo sus acciones con respecto a Carmelo en julio de 2018.

Crónica de una muerte anunciada

Anthony dejó la normalidad de los Houston Rockets el pasado viernes después de que el propio conjunto texano decidiese replantearse el rol del alero en la rotación. De esa parte de análisis inicial se pasó a la decisión firme de apartar a Carmelo de los minutos en cancha y de los planes del equipo para esta temporada. De esa manera, en los últimos días los Rockets tomaron la decisión de romper con el experimento del verano jugador (34 años) en su equipo.

Melo llegó a Houston el pasado verano a modo de último cartucho personal para pelear por un anillo de campeón de la NBA. Aunque su carrera habla de uno de los anotadores más prolíficos de la historia (que no haya dudas, será Hall of Fame), nunca ha disputado unas Finales de la NBA. Tampoco lo hará (como era su esperanza en verano) con los Rockets, que le despedirán en los próximos días. Tan pronto como el jugador y su círculo encuentren un destino satisfactorio.

Fin triste y prematuro a la estancia de Carmelo Anthony en los Rockets. Y más triste todavía resulta la pesadilla deportiva en la que se está convirtiendo el ocaso de uno de los mejores jugadores de las últimas generaciones.