Jabari Parker genera poco interés en las franquicias de la NBA

Chicago se lo quiere quitar de encima, pero debe lidiar con una situación de devaluación del jugador. Así están las cosas respecto a , cuyo mercado en la NBA no parece muy amplio. El que fuera número 2 del Draft de 2014 y cuya carrera estará marcada para siempre por sus dos graves lesiones de rodilla, tiene los días contados en Chicago. Solo falta resolver cuántos de esos días le quedan en los y cuál será su próxima estación, si la hay.

Contrato ‘práctico’ en los Bulls, pero poco interés en el resto de la NBA

Fue inteligente la gerencia de Chicago al no pillarse los dedos el pasado verano por el ala-pívot. Los Bulls firmaban en julio de 2018 a Jabari Parker, tras su salida de Milwaukee, por dos cursos y 40 millones de dólares. Eso sí, la campaña 2019-20 estaba sujeta a opción de equipo, lo que viene suponer que si la franquicia que posee su contrato para el junio de 2019 no quiere prorrogarlo, este se extingue y desaparecen de todos los registros los 20 millones que pudiera cobrar Parker en la 2019-20.

Y eso será lo que sucederá con el de Chicago dentro de unos meses, esté donde esté y pase lo que pase, a no ser que alguna franquicia se vuelva loca del todo. No parece, a tenor de que ya en diciembre de 2018, con solo dos meses de competición, Parker está fuera de la rotación, no tiene visos de volver a contar con y lo que es pero para los intereses financieros de los Bulls, no llama la atención en exceso del resto de franquicias de la NBA.

Tal y como señalaba este fin de semana Joe Cowley, para el Chicago Sun Times, el interés que tienen las franquicias en Jabari Parker es escaso. Se habló de sitios como New York, pero lo cierto es que el jugador acarrea para este curso un acuerdo de 20 millones de dólares completamente garantizados, lo que hace muy difícil todo.

Para más dificultad, añade el propio Cowley, Parker parece haberse desconectado totalmente de los Bulls, haber tirado la cuchara, haber dejado de esforzarse para tratar de volver a una rotación que no pisa desde el 13 de diciembre. Jim Boylen, cuya primera gran decisión como nuevo entrenador de los Bulls fue dejar fuera a Parker, comentaba antes de duelo ante los Cavaliers que Jabari tenía que trabajar y mostrar más ganas si deseaba volver a ser de la partida. No hay rastro de esa actitud, apuntan desde la Ciudad del Viento.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Festín navideño de los Jazz

El hijo pródigo regresa a Chicago

Siguiente