Jared Sullinger busca una nueva oportunidad en la NBA


Hay jugadores que desaparecen del panorama deportivo de un día para otro y que caen inmediatamente en el olvido hasta que una noticia vuelve a reflotar su nombre. Algunos aparentemente rejuvenecidos y con una versión completamente distinta de sí mismos. Es el caso de Jared Sullinger, quien ha comunicado su deseo de disfrutar de una nueva oportunidad en la NBA.

Según una información procedente del Boston Globe, la experiencia del ala-pívot en la CBA china ha supuesto una catarsis interior que le ha ayudado a “enamorarse nuevamente del baloncesto.” Entre numerosos problemas de lesiones y de sobrepeso, para encontrar el último partido de Sullinger en la NBA tenemos que retroceder en el tiempo hasta la temporada 2016-17. Aquel curso disputó once encuentros con Toronto antes de ser traspasado a los Suns, quienes le cortaron inmediatamente.

“Quiero jugar y la NBA es el objetivo final”, afirmó el jugador. “Los últimos dos años he sentido que tenía que encontrarme. Tenía que encontrar algo que me impulsara a querer jugar. En la NBA puedes perder esta motivación entre tantos partidos. Salir de allí sirvió como un retiro para aprender y enamorarme del baloncesto de nuevo.”

Desde entonces, el ex-jugador de Boston y Toronto superó sus problemas físicos, se casó, tuvo gemelos y recuperó la motivación con los Shenzhen Leopards. Una muestra de ello han sido los 29,5 puntos y 15,7 rebotes que ha promediado en el gigante asiático en los últimos dos años. Una liga menor, si, pero que cada vez regala menos facilidades a los foráneos.

“Todo pasó muy rápido. Estar en China me ha ayudado a recuperar la pasión y recordar por qué estoy jugando al baloncesto. Estoy completamente sano. Me siento bien. El objetivo final es la NBA. Quiero una oportunidad más. A veces funciona, otras no. Sin resentimientos. Si no me quieren, me buscaré la vida en otro lado.”

Aunque no hay garantía alguna de que Sullinger encuentre un camino de regreso a la NBA, sus 28 años de edad son un claro augurio de que todavía le restan varios años de baloncesto en sus piernas. Y no dejó pasar la oportunidad de lanzar un guiño cariñoso a los Celtics, quienes le abrieron las puertas de la liga tras seleccionarlo en la 21ª posición del draft de 2012.

“Me ofrecieron cuatro años en la NBA. Independientemente de la situación, hay muchos jugadores que nunca han tenido la oportunidad de jugar en la NBA. Disfruté jugando en Boston, una de las franquicias más famosas de todos los tiempos. Un sueño hecho realidad.”

En Boston disputó un total de 258 partidos entre 2012 y 2016, en los que registró 11,1 puntos y 7,8 rebotes por velada.

(Fotografía de portada de Maddie Meyer/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.