Jimmy Butler solicita el traspaso a los Minnesota Timberwolves

Bomba de final de verano. ha solicitado el traspaso a los Minnesota y quiere salir del equipo, tal como han podido adelantar Shams Charania y John Krawczynski para The Athletic.

El escolta de los Wolves tenía previsto reunirse en las últimas horas con , técnico principal y presidente de la organización, para tratar sus disconformidades en Minnesota; y tales desconexiones parece que han terminado por mover a Butler, jugador de categoría All-Star y uno de los mejore exteriores de la NBA, a solicitar la salida de los Timberwolves.

Según la información de Charania, Butler habría facilitado a Minnesota una lista de uno a tres equipos en los que estaría dispuesto a recalar y además firmar una extensión de contrato. Esta pata de la noticia fue completada por Adrian Wojnarowski (ESPN), quien añadió que los equipos elegidos por Butler son Nets, Knicks y Clippers.

Esta preferencia por parte del jugador no significa, no obstante, seguridad de que los Timberwolves vayan a llamar a tales conjuntos.

Recordemos que Butler finaliza su actual contrato en el verano de 2019 siendo entonces libre para entrar en el mercado (posee una player option que no acometerá salvo lesión grave), por lo que todo equipo que desee la llegada de Butler este año a través de un traspaso con Minnesota poseerá sus servicios solo durante una temporada. Después tendrá que convencerle de quedarse en la agencia libre, compitiendo contra el resto de franquicias.

Por qué salir ahora: guerra de máximos

Parece que Butler ha estado contemplando su futuro en Minnesota durante las últimas semanas y habría informado de sus intenciones finales a Tom Thibodeau este pasado martes. ¿Y cuáles son los contubernios que han llevado a Jimmy Butler a querer salir del equipo? En las últimas fechas el jugador había insistido en reunirse con la dirección de la franquicia —véase Thibs, con quien mantenía una buena relación— para analizar cuál sería el tono en las negociaciones del verano que viene. Butler quería conocer cuáles eran las intenciones de Minnesota para el verano en aras de dibujar también las suyas. Además, también era vox populli que la relación entre Karl-Anthony Towns, estrella del equipo, Andrew Wiggins y el propio Butler no era de película de Disney, con caracteres enfrentados en el liderazgo del equipo de Minneapolis.

Prueba de ello puede ser un tuit escrito por el hermano de Wiggins (Nick) en el que celebraba la voluntad de Butler de marcharse. El mensaje, claro está, fue rápidamente eliminado.

Eso y la complicada situación salarial de la entidad. Con el máximo salarial entregado a Wiggins el pasado verano (2017), en el próximo mercado los Wolves tendrían que acometer dos extensiones de contrato obligatorias y que en ningún caso —a juicio de los propios jugadores— aceptarían menos de un máximo contractual. Eso deja a los Timberwolves en una situación muy complicada pues tres máximos salariales es un concepto poco compatible con jugadores secundarios de cierta valía; la encrucijada enfocaba, pues, en cualquier situación a la salida de una de las tres estrellas como alternativa más probable.

El ambiente enrarecido y su escepticismo con quedarse en Minnesota más allá de 2019 sin un contrato máximo habrían movido a Butler a pedir su salida del equipo. La noticia es ruinosa para los Wolves, puesto que Butler llegó al equipo hace algo más de un año a cambio de Zach LaVine, Kris Dunn, y un pick 7 del Draft 2017 que terminó siendo Lauri Markkanen. El destrozo (y desastre) si el jugador se marcha por una nimia compensación sería antológico.

Las opciones de la franquicia

De ese modo, ahora las opciones de Minnesota pasan por valorar seria y detenidamente las opciones para dar salida a Butler. Como en casos anteriores de rebeldía en una súperestrella (Paul George en Indiana. Kawhi Leonard en San Antonio o Kyrie Irving en Cleveland, los más recientes), la paciencia es fundamental para no regalar a uno de sus mejores jugadores.

Lo que parece claro es que un jugador expiring y a disgusto es contraproducente en cualquier plantilla (más en la lobera actual de Minnesota) y por lo tanto Thibodeau y su séquito tienen que encontrar el mejor trato posible para no mal vender a Butler. Darle salida pero tratando de obtener a cambio un paquete por lo menos interesante. Aunque qué duda cabe que con el manifiesto interés del jugador en marcharse, lo que puedan conseguir los Wolves, ya de entrada, será inferior a lo que hubieran conseguido en condiciones diferentes.

Algunos de los equipos que podrían ser aspirantes potenciales a hacerse con Jimmy Butler dadas las circunstancias son, según el portal Hoopshype, Brooklyn Nets, New York Knicks, Denver Nuggets, Philadelphia 76ers y Los Angeles Lakers.