Josh Huestis podría jugar directamente en la D-League


Varios medios de la NBA se han hecho eco de una posible y novedosa situación que publicaba The Oklahoman hace unos días.

Tras el anuncio este viernes por parte de la franquicia de Oklahoma City Thunder de que su filial de la D-League, los Tulsa 66rs, se trasladaría a OKC, cabe la posibilidad de que Josh Huestis hiciese lo que se ha denominado un “draft and stash” (draftear y esconder) o lo que es lo mismo, firmar directamente con los 66rs y no con los Thunder, algo jamás sucedido con un jugador elegido en primera ronda del draft (puesto 29).

Así, Huestis podría convertirse en el primer jugador en ser “escondido” en el país, en oposición a la partida al extranjero, que suele ser la práctica habitual fomentada por muchos equipos de la NBA para dejar que sus jugadores se desarrollen y fogueen en otros equipos fuera de EE.UU.

Fomentar “la cantera”

Puede que este sea el primer paso de una idea que empezó a cuajarse desde que Adam Silver ocupara el cargo de Comisionado de la NBA.

Hace unos meses que Silver dejó caer la idea de aumentar el límite de edad hasta los 20-21 años para los jugadores procedentes de la universidad. A esta corriente, se une otro esbozo en el cual, los jugadores que quisieran convertirse en profesionales tras la secundaria, podría bien firmar con la D-League con un sueldo no muy alto (pero superior a los cero dólares que obtendrían en la NCAA) o inclusive las franquicias podrían draftearlos tras el high school, pero tendrían que pasar obligatoriamente dos años en la D-League. Hasta la fecha todo son teorías y suposiciones.

Pros y contras de jugar en el filial

Pues bien, si Huestis aceptara este rol y ejerciera de conejillo de indias, su salario oscilaría entre los 25.000 y 35.000 dólares en la D-League. Una cantidad notoriamente inferior a la que pudiera recibir en un equipo foráneo.

Por otra parte, si se quedará en los 66ers Huestis pasaría a jugar bajo el sistema y modo de entrenamiento de los Thunder, estaría permanentemente bajo la mirada de sus entrenadores y estaría a un solo paso de firmar su contrato de rookie con el primer equipo. Además, un jugador que pasa a jugar en el extranjero a menudo tiene bastante más difícil volver a la NBA.

Para Huestis, es una decisión complicada. Si los Thunder no le firman un contrato garantizado sus derechos estarán congelados, y no podrá firmar con otro equipo de la NBA hasta que expiren los mismos.

Pero es una idea interesante, y una manera de conseguir realmente que un jugador novato entre en un plan de desarrollo en las ligas menores, sin comprometer un hueco en la plantilla o espacio salarial en el tope de OKC.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.