Kevin Durant opinaba que la prensa de los Warriors era “lameculos” con Curry

Si la estancia de en los Golden State fuera expuesta dentro de un museo iría de lleno a la ambivalente sección de claroscuros. Desde luego, por una parte la retribución positiva se impone a sus antípodas: dos anillos en tres temporadas, dos MVP de las Finales y por fin la sensación de representar el papel de líder en un equipo campeón. Sin embargo, tampoco resultaron escasos los episodios con tragedia al final del guión. Ya fueran sus inapropiadas discusiones con aficionados, resquemor por que parte de la Liga le considerase un cobarde que optaba por el camino fácil… Por no mencionar los fuegos internos con compañeros como Draymond Green o su salida tras sufrir la peor lesión de su carrera.

Una montaña rusa de victorias, nuevas cumbres y mal de amores que Kevin Durant firmó durante sus años en la Bahía.

Parte de ese carácter poco conciliador de Durant salió de nuevo a relucir en los últimos días por parte del periodista Ethan Strauss. El citado comunicador ha publicado el libro The Victory Machine, que desvela algunos entresijos de aquel equipo que deslumbró al mundo durante un lustro y que cambió la NBA para siempre.

Al hilo de Durant y de su marcada personalidad, Strauss narró de manera reciente uno de sus enfrentamientos con el jugador. Allá por enero de 2019, Strauss había escrito un artículo alegando que a los Warriors les resultaban muy caras ciertas maniobras para mantener al alero feliz dentro de todo el organigrama.

Como ejemplo de ello ponía de manifiesto el hundimiento en un partido ante los Rockets. Los Warriors habían tirado por la borda 20 puntos de ventaja y Strauss cargaba las tintas en la mala selección de tiro de Durant durante los últimos minutos. En ese tramo final, KD había tomado siete lanzamientos (cinco errados) por solo uno (errado) de . Por lo tanto, en su artículo Strauss dictaba que los muchos sistemas de Golden State que desembocaban en que Durant fuera feliz dañaban la fiabilidad del equipo.

Claro, a Durant aquello no le sentó nada bien.

“Traté de hacerle comprender por qué escribí lo que escribí diciéndole que no era para tener influencia en su contrato, sino que tenía una razón para escribir eso. KD me acusó de intentar tirarle encima a los fans de Steph”, podía confesar Strauss.

“Él dijo que esto era un tema constante en la Bahía. Todos los tipos de la prensa local queriendo lamer el culo de Steph a sus expensas. Ese era el reproche constante de KD. También discutía por esto frecuentemente, mediante mensajes directos en Twitter, con fans de los Warriors, acusándoles de favorecer a Steph en detrimento suyo”.

“En uno de esos intercambios, le preguntaron que a quién consideraba mejor: al dos veces MVP Steph Curry o a Kyrie Irving. ‘Tendría que sentarme y analizarlo’ fue su respuesta”.

Su marcha a Brooklyn el pasado verano corrió un tupido velo sobre los malos humos en los que Kevin Durant se vio envuelto durante su alojamiento en Oakland. Sin embargo, su salida también avivó algunos de los fuegos generados; como el de que su discusión con Draymond Green sembró parte de su decisión de marcharse. O la de que la química que KD sentía con sus compañeros no resultaba idílica.

(Fotografía de portada: Yong Teck Lim/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

El ‘regalo’ de los Chicago Bulls a Scottie Pippen en 2003

‘Mamba Sports Academy’, probable sede del equipo adolescente de la G League

Siguiente