Klay Thompson no piensa en ‘rebajas’ para seguir en Warriors

Vaya por delante la convicción que tanto como Draymond Green han manifestado siempre que han tenido ocasión: ambos quieren permanecer en los mucho tiempo y ganar más títulos allí. Pero como tal afirmación depende más que otra cosa de las matemáticas, para que puedan seguir en Oakland —San Francisco a partir del curso que viene— la ingeniería salarial de Bob Myers y cía tendrá que dar a luz toda su perspicacia.

Como pudo hacerse eco el periodista Zach Lowe (ESPN) esta semana, Klay Thompson quiere quedarse, a toda costa, pero no tiene intención de conceder ningún tipo de rebaja en su futuro contrato. Recordemos que el escolta insigne de los actuales campeones será agente libre sin restricciones en 2019 y que los Warriors deberán competir con sus posibles pretendientes para que se quede.

En Oakland tienen las de ganar, porque el jugador desea quedarse principalmente, pero también deberán profanar la cámara acorazada para que Klay obtenga un contrato suficiente para sus pretensiones. Con su contrato por cuatro y 70 millones llegando a su fin (en julio de 2019) en el próximo aspirará a la mayor cantidad que pueda. ¿Eso significa máximo salarial? Puede resultar difícil si además de a Thompson quieren retener a Kevin Durant (también agente libre el próximo julio) más allá de esta temporada.

Un máximo para Klay Thompson supondría cantidades crecientes a partir de 40 millones de dólares la primera temporada. El escolta se ganó de sobra sus derechos Bird con los Warriors y por ello la entidad podría firmarle un contrato de tal volumen valiéndose de tal excepción, pero de hacerlo los Warriors caerían en un tramo superior de impuesto de lujo además de tener que volver a exigir a Durant perdonar dinero. Eso y además Draymond Green sería agente libre un año más tarde, en 2020.

Todo puede seguir funcionando en la Bahía, no decimos que se tenga que acabar forzosamente la plantilla de los actuales Warriors, pero no todos pueden firmar máximos (el cálculo actual es de dos por plantilla) y tampoco la franquicia puede soportar infinitos millones como multa por superar la frontera del impuesto de lujo.

De cualquier modo, tocará rascarse bien el bolsillo para atar a Klay Thompson en verano. De momento, la total predisposición del jugador ya la tienen.