Klay Thompson y su no curiosidad por probar la agencia libre

El próximo verano se convertirá en agente libre sin restricciones. Esto, que haría temblar a cualquier franquicia de la NBA, parece un problema menor cuando hablamos de un caso extraordinario como el de los . Y no porque Thompson no sea básico en el esquema del equipo, que lo es, sino porque es el mismo jugador quien ha expresado su falta de curiosidad por escuchar otras ofertas que no sea la que tiene que hacerle su actual franquicia.

Preguntado por Anthony Slater, de The Athletic, sobre si está tentado a salir a la agencia libre siendo ‘todo oídos’, Thompson respondió con un contundente “no” ya que cuando “un jugador sale a la agencia libre, lo que busca es lograr una situación como la que yo ya tengo. Estoy contento”.

Aunque a priori sean evidentes los motivos por los que Thompson apuesta por seguir en un equipo todo-ganador como los Warriors, es el mismo escolta quien recalca que su “interés principal está en intentar ganar otro campeonato y continuar este camino”, esgrimió para Marc Spears, de ESPN.

Pero, ¿quién se hará cargo de su sueldo?

Esa es la gran pregunta. Tras dejar claro que su primera opción es la de seguir en los Warriors, la cosa es saber a qué precio. Hay rumores que apuntan a que podría firmar una extensión de su contrato actual, que le granjearía 102 millones de dólares en cinco años.

La jugada lógica es salir al mercado y volver a firmar, subiendo sus emolumentos hasta los 188 millones en cinco años, una diferencia de casi 86 millones con respecto a firmar ya. Al ser cuestionado ayer sobre si se plantea cerrar dicha renovación, el jugador remitió directamente a su representante.

Las negociaciones entre ambas partes llevan abiertas desde hace meses y, aunque la predisposición es a llegar a un acuerdo total, esa diferencia de dinero podría ser la ventana de esperanza para que otras franquicias se lanzasen a pensar en realizar una oferta a Thompson por el importe que está buscando.