Los Bulls no se plantean cambiar a su dirección deportiva

La tensa paz ha regresado a los tras unas agitadas semanas. Al menos de puertas afuera, las rencillas en el vestuario se han dejado aparte para mantener a los metidos en la zona de playoffs del Este. Tras ganar tres de los últimos cuatro partidos, los resultados deportivos están acompañando. Eso sí, la cercana presencia del cierre de mercado de traspasos (el 23 de febrero será la fecha límite) no ayuda a evaporar del todo la incertidumbre en la franquicia.

La lealtad de Reinsdorf

Eso sí, los responsables deportivos de los Bulls, quienes tendrán el poder de hacer cambios profundos en la plantilla durante los próximos días, están más que tranquilos. Según el Chicago Tribune, los puestos de trabajo del vicepresidente y del General Manager no corren peligro, a pesar de la decepcionante temporada de Chicago y al rol cada vez más marginal de algunas apuestas recientes en el mercado, incluso si el equipo vuelve a quedarse fuera de playoffs.

Esta confianza se explica especialmente por el carácter de , propietario de los Bulls desde 1985 y reciente miembro del Salón de la Fama. El dueño de la franquicia es conocido por su escaso amor por el cambio entre sus directivos. A modo de ejemplo, desde 1986 los Bulls solo han conocido tres General Managers: el recordado Jerry Krause (arquitecto de los Bulls campeones de los años 90 liderados por Michael Jordan), John Paxson y Gar Forman, quien asumió el cargo cuando su predecesor ascendió al cargo de vicepresidente.

Decisiones poco brillantes

Esta lealtad no está afactada por decisiones controvertidas como el fichaje de Rajon Rondo el pasado verano o por unas últimas elecciones de primera ronda que no han dejado todavía huella en el equipo. Desde el rotundo acierto de Jimmy Butler en 2011, Chicago no sacó o ha sacado el rendimiento esperado de apuestas como las de Marquis Teague, Tony Snell, Bobby Portis y Denzel Valentine. Y la apuesta de Fred Hoiberg como reemplazo de Tom Thibodeau también ha estado lejos de devolver a los Bulls a la élite.

Pero, sea como sea, la confianza se mantiene hacia Paxson y Forman, ratificados tanto de cara a su propio equipo como al resto de franquicias que potencialmente puedan entrar en negociaciones con los Bulls. Serán esta vez los jugadores los que tendrán la incertidumbre de si seguirán vistiendo el uniforme de los Bulls más allá del 23 de febrero.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

C.J. McCollum sentencia un gran final entre Mavs y Blazers

Evan Turner se fractura una mano ante los Mavericks

Siguiente