Las opciones que manejan los Warriors si consiguen el número uno del draft 2020


Los Golden State Warriors han estrenado ya las (breves) vacaciones de verano 2020. Las de este año serán, particularmente, bastante caras pues saltarse el resto de la temporada, la reanudación de Orlando, reportará al equipo de la Bahía unas pérdidas de unos 25 millones de dólares respecto a lo que se había proyectado. Un revés severo, importante y doloroso.

La ventaja en esta situación de paro forzoso anticipado es que los Warriors, su presidente Bob Myers, tendrán más tiempo para dibujar los siguientes pasos; los que se supone tienen que devolverles a la lucha por el campeonato.

Pese al trompazo económico y la previsión de que el límite salarial caiga entre cuatro y quince millones de cara a la próxima campaña, los Warriors no se plantean ningún período de transición. Tratarán de levantar una plantilla 2020-21 de máximas garantías que pueda luchar por el campeonato, explotando el florecimiento vital absoluto de sus tres grandes estandartes (Steph Curry, 32 años, Klay Thompson y Draymond Green, ambos 30).

Ni siquiera el hecho de que la multa por situarse por encima de la frontera del impuesto de lujo amedrenta a unos Warriors centrados en volver a reinar. Y no hablamos de cantidades baladí, pues una caída de diez millones en el salary cap supondría que Golden State podría acercarse a un presupuesto total de 195 millones contando el castigo por rebasar el límite permitido.

En la franquicia se considera que quedan tres o cuatro años para explotar el actual producto y por tanto van a ir all-in con la causa. Aunque requiera un volumen de pagos desconsiderado, en Golden State no escatimarán en fortalecimiento; lo contrario iría contra el pensamiento de los propietarios.

Así, uno de los primeros escenarios con los que habrá que lidiar será el draft 2020. El equipo de la Bahía ha reunido, merced a su calamitosa temporada en lo deportivo, más opciones que nadie (junto a Cleveland y Minnesota) de hacerse con el número uno en la lotería.

Si se quedasen el número uno

Llegados a este punto, ¿qué sería mejor, elegir a un jugador joven con proyección que pudiera garantizar la estirpe ganadora durante la siguiente década o apostar por traspasar el pick y adquirir un jugador ya formado que refuerce el grupo?

En caso de que los Warriors decidieran no mercadear con su elección del draft y consiguieran el número uno, parece que la opción que manejan sería elegir al escolta Anthony Edwards, según pudo hacerse eco el periodista Connor Letourneau (San Francisco Chronicle).

Edwards es el favorito para salir elegido como cabeza de cartel en la generación que ya asoma extremidad inferior por debajo del telón. Un shooting guard que puede actuar también de base y con un talento natural para anotar en diferentes formatos que le coloca como el ojito derecho de los directivos con elección de lotería.

Luego, si los Warriors no consiguieran el número uno —tendrían que conformarse con picks del segundo al quinto— las preferencias pasarían por Tyrese Haliburton, base de Iowa State, Isaac Okoro, alero de Auburn, o Deni Avdija, alero procedente de Israel.

La vía Duncan

Todo esto contando la posibilidad de que los Warriors decidieran apostar por la vía con la que acertó San Antonio en 1997. Después de una temporada donde las lesiones habían gestionado la peor de las suertes, se tomaron el resto del curso con tranquilidad y gracias a eso les llovió el número uno del draft con el que eligieron a Tim Duncan. El resto es historia.

Como no parece que vayan a congregarse jugadores con potencial como el cinco veces campeón, Golden State también podría traspasar su elección a cambio de más gasolina que les pueda devolver a la élite, a luchar por el campeonato. Esa sería, de hecho, una situación bastante razonable.

(Fotografía de portada: Matthew Stockman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.