Los Cavaliers podrían hacer algún traspaso buscando la paz en el vestuario

Rumores de peleas y de expulsiones en los entrenamientos. Despido por falta de profesionalidad de Andrew Bynum. El general manager quejándose del poco esfuerzo. Y por último Luol Deng clamando contra lo poca disciplina existente en el equipo. La que debía ser la temporada en la que los Cleveland regresasen a los playoffs se ha convertido en la de las polémicas.

Con este panorama, la franquicia de Ohio está prácticamente decidida a mover piezas de su roster antes del 20 de febrero para lograr que, aunque no se mejore en resultados, sí que se haga al menos en el ambiente del vestuario. Según informa el Akron Beacon Journal, dos fuentes cercanas al equipo habrían asegurado que salvo cambio de última hora, los Cavaliers harán al menos un traspaso, teniendo a como pieza casi segura del mismo.

La franquicia de Cleveland se ha negado durante toda la temporada a soltar a su escolta de segundo año, rechazando incluirlo en el traspaso que se negoció por Pau Gasol, y pensando siempre que puede ser un jugador muy importante en el futuro.