Los Clippers igualan la oferta de los Pelicans por Tyrone Wallace

seguirá siendo jugador de Los Angeles después de que estos hayan optado por igualar el contrato que el base firmó el pasado lunes con los New Orleans Pelicans. Wallace había firmado por dos años y 2,9 millones de dólares no garantizados, y, dada su condición de agente libre restringido, la franquicia angelina tenía derecho a seguir contando con sus servicios si igualaba dicha cantidad. Esta, según informa Adrian Wojnarowski, ha sido la decisión que han tomado.

El movimiento de los Clippers es sorprendente, pues la plantilla de Doc Rivers cuenta ahora mismo con 17 jugadores con contrato garantizado, dos más de los que pueden ser inscritos, además de dos jugadores bajo un two-way contract. Esta sobrecarga de jugadores es todavía mayor en el puesto de base, que es que ocupa Tyrone Wallace. Además del californiano, Patrick Beverley, Milos Teodosic, Gilgeous-Alexander y Sindarius Thornwell se desempeñan en esa posición, y hombres como Lou Williams podrían ocuparla circunstancialmente. Desde luego, retener a Wallace no parecía una prioridad para la plantilla.

De hecho, los de Steve Ballmer no van precisamente sobrados de espacio salarial. Más bien al contrario, pues ahora mismo superarían el límite del impuesto de lujo y tendrían que asumir un gasto (no muy grande) en este concepto. No obstante, aún les queda tiempo para, con algún traspaso, ajustar la plantilla. Tendrán que decidir a qué jugadores quieren y pueden dar salida para no superar la capacidad máxima de la plantilla.En este sentido, la operación es de bajo riesgo para los Clippers, ya que si deciden desprenderse del jugador a corto plazo tendrían que abonar una cantidad de dinero mínima. El contrato de Wallace recoge una fecha interesante como es la del 9 de diciembre de 2018. Si supera ese momento y sigue en el roster de los californianos, Wallace asegurará 300.000 dólares.

Una oportunidad merecida

Pese a que a nivel de plantilla la decisión es como mínimo sorprendente, cabe destacar que el rendimiento de Tyrone Wallace la temporada pasada bien merecía un voto de confianza por parte de los Clippers. El base, seleccionado en el puesto 60 del Draft de 2016 por los Utah Jazz, fue enviado a los Salt Lake City Stars de la G-League, y un año después serían los angelinos quienes se hiciesen con sus servicios para, de nuevo, enviarlo a su equipo afiliado de la G-League, los Agua Caliente Clippers. No obstante, la plaga de lesiones de los de Doc Rivers no tardó en abrirle las puertas de la NBA.

En enero de este mismo año, el base firmó un two-way contract con la franquicia de Los Angeles, y se fue haciendo un hueco a base de buenas actuaciones. Su altura y su agilidad para la penetración le permitieron promediar 9,8 puntos, 3,5 rebotes y 2,4 asistencias en 28 minutos, números que le han valido la confianza los Clippers para seguir con ellos un año más. Este curso, se enfrentará a la reválida para demostrar que merecía el esfuerzo de los angelinos para garantizar su continuidad.