Los Hawks atan a Dwight Howard por 70,5 millones y 3 años

Dwight Howard regresa a la Conferencia Este. Tras sus olvidables etapas en Houston y Los Angeles, el pívot ha aceptado una oferta para fichar por los , donde será con toda seguridad el reemplazo de , también agente libre, en la pintura de Atlanta. El acuerdo, según Shams Charania de The Vertical, será por $70,5 millones y 3 años, un salario anual similar al que Howard cobraba en los .

De esta forma, los Hawks se adelantan a otros contendientes por el tres veces mejor jugador defensivo del año como Boston o Portland. Este acuerdo devuelve además a Howard a Atlanta, su ciudad natal y donde reside de forma habitual fuera de temporada. El pívot se hizo un nombre a nivel nacional en la Southwest Atlanta Christian Academy de la ciudad del estado de Georgia, saltando desde ahí al número 1 del draft en 2004.

De vuelta a casa

En Atlanta, Dwight Howard intentará resucitar su carrera tras perder su condición de All-Star en Lakers y Rockets. Tras llegar a la cumbre de su éxito alcanzando las Finales de 2009 con Orlando, su primer equipo, el pívot vio como sus problemas de actitud fueron empeorando su imagen en la liga, dejando de ser un habitual en las votaciones para el mejor quinteto del año. Los Hawks, en plena reforma de su plantilla tras el traspaso de Jeff Teague, confían ahora en que Dwight Howard vuelva a parecerse al jugador que aterrorizó la pintura de la NBA durante el final de la pasada década.

Los Hawks tendrán ahora un equipo con un estilo seguramente diferente al de otros años. La casi segura promoción de Dennis Schröder al puesto de base titular y la llegada de Dwight Howard eliminan gran parte de la capacidad de tiro que tenían con Teague y Horford en el quinteto, pero a la vez libera más a Paul Millsap de la pintura y teóricamente gana en contundencia interior. La presencia de un entrenador como Mike Budenholzer, considerado como uno de los mejores motivadores de la liga, puede ayudar también a la autoestima de Howard, seriamente dañada en los últimos años. Una apuesta de riesgo que merecerá la pena seguir de cerca.