Los Houston Rockets quisieron el traspaso de DeAndre Jordan


Los Houston Rockets se han marcado un all-in con el juego sin pívots (y sin ala-pívots). Una apuesta arriesgada que podría cuestionar los cánones del juego en la NBA en las próximas fechas. Puede salir bien, muy bien o rematadamente mal. Sin claroscuros. Van a por todas con su quinteto de jugadores base-escolta-alero, aunque eso no significa que no quisieran hacerse con algún pívot de importancia durante el pasado cierre del mercado de traspasos.

La franquicia que pilota Daryl Morey intentó hacerse con el traspaso de DeAndre Jordan, pívot de los Brooklyn Nets, tal como se hizo eco el periodista Adrian Wojnarowski (ESPN).

Los Rockets trataron de fichar a Jordan a través del traspaso a cuatro bandas que sacó de su barracón a Clint Capela, hasta hace una semana ‘cinco’ titular del equipo que entrena Mike D’Antoni. Houston no tuvo éxito en el movimiento debido a que los Nets no estuvieron interesados en mover el contrato de Jordan (entre 9 y 10 millones por temporada hasta el año 2023).

DeAndre Jordan es un buen amigo de Kevin Durant y Kyrie Irving y seguramente ese fuera un buen motivo para ni tocarlo durante las horas que duraron las llamadas de los Rockets. Además del valor deportivo que el pívot aporta desde el banquillo en Brooklyn, sobre todo en defensa, su relación con los líderes del vestuario se antoja crucial para la química del equipo.

El pívot está promediando 8,0 puntos, 9,7 rebotes, 2,0 asistencias y 1,0 tapones en su estreno en Brooklyn (21,1 minutos por noche).

(Fotografía de portada: Emilee Chinn/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.