Los Knicks, “comprometidos” con ganar

Ni tankeo, ni derrota que lo fundó. Los New York están comprometidos con la victoria, tal como ha podido defender su entrenador jefe, , en connivencia con las charlas entre él y sus superiores en las oficinas, Scott Perry, general manager, y Steve Mills, presidente de la sagrada franquicia de la gran manzana.

Nada, entonces, de desaflojar el equipo para poder situarse más cerca de la orilla del Draft a final de temporada. Ése es el discurso que David Fizdale dejó recientemente en ESPN.

Desgraciadamente para los fans de los Knicks, el equipo tiene muy complicado reconciliarse con los playoffs esta temporada, pero el año sí puede suponer el punto de inflexión para volver a reñir con los mejores. La recuperación de Kristaps Porzinigs, operado en la rodilla el pasado curso, y la proyección de jóvenes valores como Kevin Knox o Frank Ntilikina es crucial para ello.

Noah, ‘waive and stretch’

Joakim Noah, por su parte, tiene complicado comenzar la temporada con los New York Knicks. Sus agentes llevan semanas trabajando en su desvinculación de la franquicia del Madison para que el jugador pueda volver a tener opciones reales de juego en otro lugar.

La postura de los Knicks es favorable a que Noah se desvincule antes de que comience incluso el training camp del equipo de Fizdale, sin embargo la dificultad de un traspaso con otra franquicia (todavía 40 millones de dólares por cobrar en los próximos dos años) deja la waive and stretch provision como una opción mucho más que probable. Mediante esta maniobra, New York podría cortar el contrato de Noah y despedirle, dividiendo el pago de su ficha restante (38 millones) en los siguientes años de contrato; en tal caso el dinero adeudado a Noah contaría con un menor valor cada año en la carga salarial de la franquicia, es decir la flexibilidad sería mayor.

Butler, en el radar

Con la franquicia convencida de no tomar “atajos” para ganar y dejar que el proceso fluya por cauce natural, a los Knicks se les ha presentado la opción de poder hacerse con Jimmy Butler. El escolta ha pedido salir de Minnesota y los Knicks, según el periodista Adrian Wojnarowski (ESPN), son la segunda opción que más seduciría al jugador. El motivo, porque es un gran mercado y tendrán dinero disponible para firmar un máximo en verano de 2019.

En el tejado de los Knicks está si ir con fuerza a por el traspaso del jugador para que ello pueda influir positivamente, como en el caso Paul George con OKC, para firmarle en la agencia libre del veranos siguiente. De lo contrario, podrían esperar a la agencia libre, donde sus opciones podrían reducirse.