Los Knicks echan el ojo a R.J. Hampton de cara al draft 2020

es uno de los jóvenes que mejor cartel presentan de cara al draft 2020, que por cierto aún no ha visto su fecha retrasada pero sí lo hará, con seguridad, en los próximos días. Si bien su prensa individual ha decaído tras su periplo en Nueva Zelanda (pasó de la NCAA), todavía le da para situarse como potencial elección de lotería.

Los New York serían una de las franquicias que podrían estar siguiendo de cerca las evoluciones de Hampton de cara a seleccionarle en la ceremonia, como pudo hacerse eco el periodista Marc Berman (NY Post).

Al parecer, añadía Berman, Hampton podría entrar en los planes de los Knicks si estos eligieran entre las posiciones sexta y décima del próxima draft.

Algunos ojeadores creen que las expectativas sobre Hampton han caído ligeramente respecto a hace unos meses debido a haber jugado en una liga extranjera, la NBL australiana. Sin embargo, también argumentan que el jugador podría entrar perfectamente en un hipotético top 10 del próximo draft.

R.J. Hampton disputó 15 encuentros en Nueva Zelanda (20,6 minutos) con promedios de 8,8 puntos, 2,4 asistencias y 1,1 robos. Sus porcentajes de lanzamiento (40,7 en tiros de campo y 29,5 en triples) tienen todavía un amplio margen de mejora. El joven jugador no pudo disputar la temporada completa en la NBL australiana debido a una lesión en la cadera.

Hampton es uno de los exteriores más destacados de la siguiente generación. Pudiendo actuar tanto de base como escolta, su rapidez de movimientos y su versatilidad en ataque resulta una de sus grandes bonanzas para ingresar en la NBA con buen pie.

(Fotografía de portada: Kai Schwoerer/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Fran Vázquez, número 11 del Draft 2005, se retira del baloncesto

Craig Hodges critica a Jordan por algunas revelaciones en ‘The Last Dance’, como la del circo de cocaína

Siguiente