Los Lakers quisieron firmar a J.J. Redick este verano


Mucho se criticó que, tras la llegada de LeBron James el pasado 1 de julio a Los Angeles Lakers, la franquicia angelina no añadiera tiradores de primer nivel. Sin embargo, ahora hemos sabido que no fue por ganas ni por desear fichar a alguien para dar más fuerza al perímetro. Y ese alguien era J.J. Redick.

“Estuvimos esperando a LeBron. Una vez que tomó su decisión, los Lakers también estuvieron involucrados. Hubo una oportunidad ahí. Habría sido divertido”, ha apuntado Redick a The Lowe Post, de Zach Love, periodista de ESPN.

Así que sí, hubo interés de los Lakers en firmar a un jugador que hasta su llegada a los 76ers en el verano de 2017 había jugado previamente cuatro cursos en la urbe californiana, pero en los Clippers. Habría sido territorio conocido para el tirador de Duke, que finalmente optó por renovar por otra temporada más con los 76ers a cambio de 12,5 millones de dólares.

Esa es casi la misma cantidad que destinaron los Lakers en renovar a Kentavious Caldwell-Pope, 12 millones por un curso, y un poco menos de los sueldos combinados de Rajon Rondo, 9 millones de dólares, y de Lance Stephenson, 4,44 millones de dólares con vistas a la 2018-19.

Fiable lanzador

Redick ha disputado 760 partidos de Temporada Regular en la NBA, repartidos entre Magic, Milwaukee, Clippers y 76ers. Aquí, en su primera etapa, celebró 70 duelos de Regular Season, todos de titular, para unas medias de 17,1 puntos, 2,5 rebotes, 3,0 asistencias, 46,0 por ciento de acierto en tiros de campo y 41,0 de éxito en triples. En playoffs, 10 partidos, todos de titular, y 18,2 tantos de media en 34,2 minutos minutos. A sus 34 años sigue siendo un referente.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.