Los Warriors no se plantean enviar a sus estrellas a la burbuja de Chicago


Después de diversas especulaciones, la NBA está preparando una segunda burbuja en Chicago para los ocho equipos que no fueron invitados a la reanudación de la temporada en el campus de Disney World. Aún restan muchos detalles por esclarecer pero las fuentes sugieren que el formato sería similar al de la Summer League. Este incluiría varias semanas de training camp y la disputa de una reducida cantidad de partidos. El evento tendría lugar en el mes de septiembre y en él participarían Atlanta Hawks, Charlotte Hornets, Chicago Bulls, Cleveland Cavaliers, Detroit Pistons, Golden State Warriors, Minnesota Timberwolves y New York Knicks.

Durante las últimas semanas, varios entrenadores y ejecutivos de la liga habían compartido su preocupación ante el largo periodo de tiempo que afrontarían sus jugadores sin ningún tipo de competición. El general manager de los Hawks, Travis Schlenk, expuso la necesidad de trabajar en el desarrollo y química de los jugadores jóvenes, mientras que Dwane Casey, entrenador de los Pistons, afirmó que tanto tiempo sin jugar “perjudicará la carrera de los jugadores”.

Los Warriors, sin embargo, están subidos en un barco muy distinto al de resto de equipos. Las aspiraciones del equipo de la Bahía volverán a apuntar directamente al campeonato tras recuperar a Stephen Curry y Klay Thompson. Así, el objetivo de la franquicia no se alinearía con el de los demás participantes. Tanto es así que, según una información de la periodista Jackie MacMullan, los Warriors planean no enviar a Curry y a Thompson a la burbuja de Chicago si finalmente se confirma esta resolución.

El cuerpo técnico no quiere arriesgar a ninguna de sus estrellas después de tanto tiempo alejados de las canchas tras sendas lesiones. El propio Steve Kerr declaró el pasado mes que “estaría encantado” de poder celebrar un traning camp para que sus jugadores pudieran recuperar la química y entrenar en grupo, pero sin disputar partidos de alto nivel.

Esta información arroja un poco más de luz sobre las palabras publicadas en el día de ayer por Bob Myers. El general manager de Golden State adelantó que su equipo aceptará aislarse en una única sede pero también dejó en el aire la participación de todos los componentes de la plantilla. “Nuestra posición es la siguiente. Primero queremos saber si es posible”, declaró el ejecutivo. “Hasta que lo sepamos es difícil decir algo definitivo. Si podemos lograr que la mayoría de nuestros jugadores vayan y es beneficioso para todos, lo haremos. Si no es posible, aceptaremos lo que podamos lograr. Todos queremos tener una oportunidad para que nuestros jóvenes trabajen y estamos a favor de trabajar en ello. Pero garantizando la salud y la seguridad.”

Curiosamente, una de las cuestiones que más preocupa a la NBA es la participación de los jugadores. La organización ha solicitado a los equipos la garantía de que enviarán a Chicago a gran parte de las plantillas, teniendo en cuenta la inversión que deberá realizar la liga para organizar otra burbuja con las mismas medidas y protocolos de seguridad. No obstante, la NBA ha aclarado que este evento será de carácter voluntario.

Teniendo en cuenta todas estas informaciones, es difícil imaginar que los Warriors se arriesguen, tanto por las lesiones como por el COVID-19, a enviar a sus principales jugadores a este hipotético aislamiento en Illinois. Para algunos equipos este evento presenta un sentido y una necesidad especial, pero los Warriors están situados indudablemente en una tesitura muy diferente.

(Fotografía de portada de Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.