Los Wizards no descartan traspasar a John Wall o Bradley Beal

El proyecto actual de los Washington parece estar cada vez más cerca de su fin. Tras años estancados a nivel de resultados, el nefasto arranque de temporada ha hecho saltar las alarmas en la franquicia capitalina, que ha llegado a la conclusión de que es el momento de hacer cambios significativos. Según apunta Adrian Wojnarowski, de ESPN, han llegado a la conclusión de que la plantilla actual ya no funciona, y están dispuestos a moverse en el mercado incluso si ello supone la salida de alguna de sus dos estrellas: y .

Según estas informaciones, esta sería la primera vez que los Wizards accederían a dejar marchar a uno de ellos, pues durante las negociaciones por Kawhi Leonard o Jimmy Butler se negaron a poner sus nombres sobre la mesa. En su lugar, han tratado de traspasar a hombres como o , pero estos han resultado ser de escaso interés para el resto de la NBA. En concreto, a Porter le quedan aún tres temporadas de contrato por un total de 81,8 millones de dólares, una cantidad de la que nadie parece querer librar a los de la capital.

Washington ocupa ahora mismo el undécimo puesto del Este con cinco victorias, dos menos que los Hornets, que son octavos. Aunque los playoffs no parecen una utopía en una conferencia tan débil, existe ya prácticamente un consenso alrededor de la idea de que este proyecto no está capacitado para dar muchas más alegrías. Aunque ya ha acabado el ‘culebrón Butler’, quizás haya que seguir con un ojo puesto en el mercado de traspasos.

Bradley Beal, la opción más apetecible

Tanto a nivel baloncestístico como económico, es lógico concluir que Bradley Beal sería el hombre de los Wizards que más interés podría despertar en el resto de equipos. El escolta, que disputó la temporada pasada su primer All Star Game, es un anotador consagrado que sería bien recibido en multitud de plantillas, y cuenta además con un contrato menos cuantioso: 81,3 millones a recibir entre este curso y los dos siguientes. No obstante, esto mismo podría hacer que los capitalinos se muestren más reticentes a la hora de darle salida.

John Wall, por el contrario, lleva consigo una losa en forma de contrato multimillonario. El base firmó el año pasado una extensión que entrará en vigor a partir de la temporada 2019-20 por la cual recibirá 169,3 millones de dólares en cuatro años, es decir, una media de 42,3 millones en cada uno. ¿Hay alguien en la NBA dispuesto a asumir dicho contrato por un jugador cuyo rol difícilmente puede ser ya el de superestrella? Se antoja, como mínimo, difícil.