Marcus Morris, ¿posible objeto de traspaso en New York?

En los últimos años, escasas decisiones salen a derechas en los New York . Hundidos en la última posición de la Conferencia Este (solo los Warriors tienen peor récord en toda la NBA) la temporada del equipo neoyorquino parece camino, sin remedio, del retrete por enésima ocasión en la última década.

El equipo que ahora dirige Mike Miller, antes asistente pero ahora técnico jefe tras las destitución de David Fizdale, cortó una racha de diez derrotas seguidas este pasado miércoles. El horizonte no podría estar más nublado y tampoco se cree que vía draft, en el futuro, vaya a llegar una solución que resulte como la panacea; y hay motivos para desconfiar, pues algunos de los últimos antecedentes de la franquicia están todavía pendientes de demostrar su valía, si es que la tienen (Frank Ntilikina, Kevin Knox…).

Probablemente, R.J. Barrett actúe como excepción. El escolta canadiense criado deportivamente en Duke supone un canto a la esperanza. Como todos este año se ve envuelto en la negativa espiral de resultados colectivos, pero su aporte individual da por lo menos para ilusionarse por que una nueva estrella se levante al calor de la Gran Manzana.

Con el rumbo ya estropeado para la presente campaña, los Knicks deberían empezar a pensar (otra vez) en el futuro. En cómo recomponer sus líneas para no ser el hazmerreir de nuevo en el futuro. Esa remodelación pasa necesariamente por el draft y por los jóvenes; por acertar en la elección de los futuros líderes. Y para fortalecer sus opciones, en New York podrían tener guardado un pequeño as en la manga. Uno llamado .

El gemelísimo es, además de Barrett, uno de los pocos jugadores que de vez en cuando dan la talla sobre el parqué. Morris promedia 19,0 puntos y 48,9 por ciento en tiros de campo, ambos baremos más altos de toda su carrera. Este pasado miércoles cortó la racha negativa de su equipo con nada menos que 36 puntos, 10 rebotes, 3 asistencias y 3 robos; estadísticas que llaman la atención. De hecho, su reputación en la Liga está ligeramente en alza y por ese motivo los Knicks podrían usarle como cebo para atraer un traspaso medio favorable.

Un año y 15 millones

El contrato de Morris contempla una duración de un solo año, el presente, por lo que sería perfectamente inyectable en un traspaso antes del deadline (6 de febrero). De esa manera, los Knicks podrían desprenderse de Marcus Morris toda vez que la temporada global está siendo un fiasco, está perdida, para poder amasar una nueva ronda del draft, según pudieron insinuar algunas fuentes al periodista Marc Berman (New York Post).

Si los derroteros apuntasen en esa dirección Morris podrá ser traspasado a partir del próximo 15 de diciembre, fecha desde la que todos los jugadores firmados en la pasada pretemporada pueden ser incluidos en nuevos tratos.

Así, en caso de que decidieran accionar el plan de traspasarle, los Knicks creen que podrían rascar una primera ronda alta del draft a cambio de su ala-pívot más destacado, según la versión que pudo rescatar Marc Berman.

Desde luego, aunque esté ofreciendo un rendimiento aceptable, el futuro de New York no pasa por Marcus Morris. Sí lo hace por volver a elegir bien en el draft (Barrett es el ejemplo) y por moverse con agudeza en el mercado entre franquicias. Por eso el contrato de Morris, expiring de 15 millones de dólares, supone una oportunidad interesante para que los Knicks sigan reciclándose. El rendimiento del jugador está escalando y supone un reclamo inmejorable para equipos con aspiraciones. De eso tienen que aprovecharse en la Gran Manzana.

No es seguro que lo traspasen, pero a los Knicks se les presenta una valiosa oportunidad para seguir agarrándose al futuro. Al interminable compás de espera previo a los buenos resultados que nunca llegan.

(Fotografía de portada: Ronald Martinez/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Los Nets despiden a Iman Shumpert

Joel Embiid da la razón a las críticas de Barkley y Shaq: “Tengo que jugar más duro”

Siguiente