Markelle Fultz, diagnosticado con el síndrome de abertura torácica

Por fin se arroja algo de luz sobre los problemas físicos de . Tras visitar a varios especialistas, el agente Raymond Brothers ha anunciado que el base de Philadelphia ha sido diagnosticado con el síndrome de abertura torácica, exactamente con la variedad neurológica de esta lesión física.

No se trata de una dolencia habitual en la NBA pero sí de una que explicaría el calvario que está pasando Fultz desde su llegada a la NBA. La mencionada lesión se produce cuando los vasos sanguíneos o nervios en el espacio entre la clavícula y la primera costilla se comprimen. Esto puede provocar dolor en los hombros y el cuello, así como entumecimiento en los dedos y pérdida de fuerza de agarre; es decir, le afectaría respecto a lo que sería el movimiento normal a la de jugar al baloncesto y lanzar a canasta.

En cuanto al tratamiento para mejorar la situación de Fultz, este se centraría en sesiones de fisioterapia y medidas para ir aliviando el dolor. Solo en caso de que la rehabilitación no funcionase podría verse obligado a pasar por el quirófano.

Los Sixers esperan no tener que recurrir a la cirugía. Según informa Adrian Wojnarowski de ESPN, la franquicia de Pensilvania define por ahora a su jugador como baja indefinida; sin embargo, hay tanto optimismo como para creer posible que pueda regresar en un rango de tiempo que iría entre las tres y las seis semanas. El tiempo exacto dependería de cómo de exitosa fuese la rehabilitación.

Nada mental

Una vez que se dio a Fultz por físicamente recuperado, el verle fallando excesivamente o dudando en ocasiones –todo ello durante el inicio del curso 2018-19–, hizo que no fueran pocas las voces que empezaron a virar de un problema físico a otro psíquico. Ahora, con este diagnóstico, Raymond Brother da por zanjado el asunto.

“La gente decía que era un problema mental y no lo es. No hay forma de que seas la primer selección del mundo y, de repente, no puedas ni levantar los brazos para lanzar… Algo está mal físicamente. Ahora tenemos la respuesta a ese problema”.

(Fotografía de Mitchell Leff/Getty Images)