Miami ya no está interesado en Chris Paul y podría ir a por Jrue Holiday


Si en verano los Miami Heat no veían más allá de hacerse con Chris Paul, recientemente adquirido por los Thunder, para poner la guinda a su joven plantilla y así aspirar a todo, parece que ese viejo anhelo ha desaparecido. En South Florida ya no están interesados en hacerse con los servicios del base de OKC, según pudo contar el periodista Kevin O’Connor, de The RInger.

En lugar de conservar ese deseo irracional de hacerse con Paul, parece que los Heat podrían optar de manera más probable por un órdago con Jrue Holiday, jugador de New Orleans a quien su franquicia no tilda de intransferible, tal como reveló el pasado martes Marc Stein (The New York Times).

Los Pelicans no tienen ninguna prisa en mover ficha, ni un solo gramo de su plantilla. J.J. Redick y el propio Holiday representan dos objetivos bastante observados por el resto de la competición pero no existe necesidad de darles salida en próximas fechas pese a los malos resultados (13 derrotas seguidas ya). Es más, algunas fuentes anónimas dentro de la franquicia revelaron a Kevin O’Connor que resultaría más probable un cambio en la posición de entrenador jefe que un movimiento importante de jugadores. La silla de Alvin Gentry empieza a calentarse de lo lindo después de un mundo y medio sin conocer la victoria. Si no llegan pronto mejores resultados, a lo mejor la cabeza que cae es la del veterano preparador de los Pelicans.

De esa manera, New Orleans podría estar abierto a negociar por Jrue Holiday, que hace unos meses era inamovible y ahora pasa a ser objetivo de los Miami Heat. Ya no es Chris Paul la llave que están buscando en Florida. Eso sí, cualquier ofensiva por Holiday no saldrá barata a Pat Riley y compañía. El escolta posee contrato por esta y otra campaña más garantizadas (26 millones de dólares) y los Pelicans exigirán lo que les plazca si llega el momento de sentarse a negociar.

No es esperable un traspaso en los próximos días, a corto plazo, pero sí que Miami podría mantenerse atento, agazapado y vigilante para aprovechar la mínima oportunidad ante del deadline de febrero.

Paul en OKC

Se ha enfriado el interés de los Heat por Chris Paul. Y con razón. Los resultados del equipo que dirige Erik Spoelstra no pueden marchar de mejor manera (19-8, cuartos del Este). Además, el cada vez más sólido sistema del equipo no emplea apenas a los bases puros, como Goran Dragic (ahora lesionado, problemas en la ingle). La ofensiva suele ser comandada por Jimmy Butler y el resto de exteriores sin la necesidad de contar con un point guard de habilidades clásicas; como es Chris Paul.

Que no le quieran ya en Miami no significa que Paul lo esté haciendo regular esta temporada. De hecho, en estos momentos está empezando a apreciarse que su obra en los Thunder dista mucho de ser mediocre. Paul está promediando 16,2 puntos y 6,3 asistencias, pilotando con solidez una embarcación que se sitúa en la séptima posición del Oeste. No es un arranque fulgurante, pero sí más sobrio de lo que podría esperarse en una franquicia en plena reconstrucción. Él, condenado al exilio tras su salida de Houston, no se ha dejado llevar y está dejando buenos partidos, rendimiento y resultados para su equipo.

Si Paul se muestra centrado hasta el final de la temporada, los Thunder tendrán muchas opciones de poder clasificarse para los playoffs —si no desmontan el roster antes de febrero, que podría ser—. Que ese no ha de ser el objetivo mayor, no por encima de volver a engendrar un núcleo joven de lo más competitivo. Pero mientras esa herencia cuaja, las victorias pueden allanar un poco más el camino.

(Fotografía de portada: Ron Jenkins/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.