¿No habrá máximo para Andre Drummond en Detroit?

El pívot podría ser agente libre el próximo y verano; ya firmó un máximo en el verano de 2016

podría ser agente libre al término de la presente temporada. Lo sería en caso de que decidiera no acogerse a la opción de jugador que pende de su contrato de cara a la temporada que viene; dicha option contempla 28 millones de dólares que el pívot podría estimar insuficientes si decide saltar a la agencia libre 2020. En caso de que decidiera testar su valía en el mercado, su cotización actual parece lejana a una extensión máxima de contrato.

Drummond renovó en 2016 sus votos como jugador de los Detroit por una cantidad máxima (entonces sí) de casi 130 millones y cinco años, el último opcional como hemos visto. Tres años y medio después de aquello no se puede afirmar que la organización se haya beneficiado demasiado de aquella inversión; los solo pisaron la postemporada en una de esas campañas (2019) y fue para caer en primer ronda tras un ejercicio regular muy mejorable, 4-0 ante los Milwaukee Bucks. Blake Griffin disputó aquellos playoffs lesionado, sí, pero gran parte del año de los había sido para ir al baño y no sacar ni gota.

De manera evidente, no toda la culpa es de Drummond. El pívot ha mostrado mejoras notables en los últimos tiempos, sobre todo al comienzo de la temporada pasada, pero de momento no ha alcanzado el nivel de estrella que su anterior firma de contrato había calculado. Este curso, el pívot promedia 17,8 puntos (máximo de su carrera) y 16,7 rebotes (líder de la NBA y récord personal), pero ese crédito no está siendo suficiente para levantar la moral y rendimiento de su equipo.

También influye en la perenne depresión de Detroit que su gran estrella, Blake Griffin, esté viviendo sus días más flácidos como profesional. El ala-pívot deambula en 16,3 puntos, su peor saldo desde que es profesional, y a su exigua cosecha le escolta un creciente agujero de desconfianza. Cosa de rachas y tiempos, pero el actual está devorando su estrella a velocidades forzadas.

Ni en playoffs

En suma todos los males, a los que se puede unir la lesión de Reggie Jackson, hacen que los Pistons (11-17) no consigan ni entrar en posiciones de playoffs. No es que los ocho mejores estén baratos en la Conferencia Este esta temporada, pero sí que los puestos séptimo y octavo deberían resultar asequibles para una rotación como la de Detroit.

Entre los continuos sinsabores que acumulan los fans de los Pistons, renace la cuestión de qué hacer con Drummond si todo sigue igual a final de temporada. Como hemos mencionado al principio de este texto, el pívot puede ser agente libre el próximo verano y habrá que tomar una decisión. Según fuentes del portal The Athletic, cuando los Pistons mostrasen su propuesta a Drummond esta no superaría el tramo de los 20-25 millones. En ningún caso se trataría de un máximo como el que ya firmó en 2016 y ha dejado réditos insuficientes.

De esa manera, los Pistons tienen asuntos pendientes que decidir. Si el equipo no muestra una resurrección de aquí al final de la temporada, quizá fuera el mejor momento para apagar sistemas y volver a empezar de nuevo. Claro, que con un Blake Griffin en 34, 36 y 38 millones (el último es player option) durante los próximos tres años, el desalojo general se complica lo suyo.

Son días confusos (y convulsos) en Michigan. Y lo peor es que eso ya no resulta noticioso.

(Fotografía de portada: Gregory Shamus/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Louis Williams estuvo cerca de retirarse en 2017; Doc Rivers lo impidió

Siguiente