Patrick Beverley y su salida de tono con Michele Roberts, directora del sindicato de jugadores


Patrick Beverley es un pitbull silvestre que, por cuestiones que no vienen al caso, ha adquirido fisiología humana. Hace algunos meses dejó meridianamente claro el modo en el que concebía su paso por el mundo: “Sin la NBA, habría sido el mejor traficante de drogas del mundo“, dijo el base de los Clippers.

Su vida tiene que ser un todo o nada. No valen medias tintas.

De la misma vehemente manera en la que se emplea en la cancha —mosca cojonera—, Beverley seguramente actúa en el 99 por ciento de momentos de su vida personal.

Esta observación quedó clara, una vez más, después de la reunión que el pasado miércoles mantuvieron los jugadores de la NBA para abordar si seguir con los playoffs o dar la campaña por finalizada.

Según pudo contar el periodista Chris B. Haynes (Yahoo!), en un punto del encuentro, Michele Roberts, directora ejecutiva de la asociación de jugadores (National Basketball Players Association), tomó la palabra. Era su turno para hablar de las repercusiones económicas para todos en caso de que los protagonistas decidieran dejar desierta la burbuja de Florida.

Cuando Roberts había comenzado su ensayo económico, Beverley la interrumpió de manera abrupta, diciendo que no estaba de acuerdo con sus explicaciones, según relataron las fuentes de Yahoo!. Roberts, en un tono calmado, le reiteró que solo estaba exponiendo las derivaciones financieras de un abandono. Pero Beverley volvió a interrumpir con la misma cantinela.

Roberts pidió si podía continuar con la explicación, a lo que el base de los Clippers, enrocado en sus arcaicos modos, respondió que no. Lo hizo además tirando de imaginación poco conciliadora. “No, yo pago tu salario”, pudo decir Beverley, según la confesión de algunas fuentes.

Esta reacción tan fuera de lugar precipitó la intervención de jugadores veteranos como Chris Paul (presidente de la NBPA) o Udonis Haslem; no iban a tolerar faltas de respeto de ese tipo.

En tal momento, parece que los ladridos de Patrick Beverley cesaron.

La periodista Taylor Rooks (Bleacher Report) añadió que Beverly y Roberts pudieron hablar su desencuentro un día después. Parece que resolvieron sus diferencias y limaron las tiranteces.

Ya se sabe, Patrick Beverley puede resultar un perro salvaje y es una bendición tenerlo a tu lado. Ya sea en la cancha o fuera de ella. Pero como te lo encuentres en contra…

(Fotografía de portada: Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.