Toronto exploró el traspaso de DeRozan el pasado verano

Toronto, cansado de ver como sus últimas temporadas han terminado de forma idéntica –con Cleveland eliminándolo en playoffs–, optó hace días por poner ‘remedio’ a ese problema con el despido de su entrenador: Dwane Casey. Ese fue el primer paso, el de querer dotar al equipo con un renovado líder de vestuario. Ahora está por ver si ese giro de timón echa del barco a algún otro.

Aunque el foco de culpabilidad se ha colocado sobre Casey, entrenador con el que los canadienses han logrado el mejor récord de su historia (59-23), lo cierto es que igualmente existen dudas sobre si con la actual plantilla pueden realmente aspirar a más con un cambio de entrenador. Este es el presente de los , pero lo más curioso es que estas dudas que ahora les acompañan podrían venir de lejos.

Según informa Marc Stein de The New York Times, Toronto exploró el pasado verano las posibilidad de cerrar un traspaso con como protagonista. No se dio, pero ello puede dar pistas sobre qué podrían hacer ahora.

Con Kyle Lowry encerrado en un enorme contrato del que le quedan por percibir 64 millones de dólares en dos años, teniendo a Serge Ibaka también con una vinculación de dos cursos a razón 22,2 millones por cada uno, y sin que Jonas Valanciunas sea un activo demasiado apetecible, DeRozan se muestra como la pieza más valiosa de los Raptors. Así, si deseasen cerrar un acuerdo y conseguir algo interesante a cambio –porque el plan es seguir siendo competitivos–, solo el escolta les colocaría en ese escenario.

¿Cuestión de tanteo?

Que un equipo levante el teléfono para probar el valor de mercado de uno de sus jugadores no es ninguna novedad. Se trata de un procedimiento habitual que da información a la gerencia de las franquicias, ya que así pueden saber si subestiman a su jugador o si lo valoran demasiado. Así, entablar conversaciones puede ser algo habitual incluso si no se desea cerrar un traspaso. Dados los contratos de sus mejores jugadores y que la intención es seguir ganando, parece improbable que cambie la fisonomía del roster de cara al curso 2018-19.