Washington quiere conseguir espacio salarial

Tenemos que hacer algo. Eso han debido pensar en la oficina de Washington , un equipo que sigue confiando en la dupla formada por y Bradley Beal, pero que a su vez entiende que con la actual plantilla no les da para dar el salto de equipo de playoffs a verdadero contender.

Los datos le dan la razón. Pese al progreso de Beal, quien llegó en 2012 para dar un enorme impulso al equipo, hasta la fecha no han sido capaces de superar las semifinales de conferencia, ronda en la que han caído en hasta tres ocasiones. El desencanto es palpable, más aún tras ver como la presente campaña terminaba para ellos en la primera eliminatoria.

Con ese desarrollo, los Wizards parecen dispuestos ahora a intentar algo distinto; tanto es así que habrían puesto en juego su elección número 15 para el 2018. Eso es justo lo que dicen fuentes de la liga a The Sports Capitol, medio que asegura que los capitolinos están dispuestos a desprenderse de su pick si algún equipo se lleva en el paquete alguno de los contratos expiring que tiene en nómina.

La idea de la gerencia de Washington sería renunciar a la que podría ser una pieza de futuro por la opción de agregar otras que le ayudasen a ganar ya. Por el momento, con 124 millones de dólares garantizados para la campaña 2018-19, el margen que maneja de cara a la agencia libre es inexistente, y es justo eso lo que desean cambiar.

Gortat, Morris…

Aunque la información no da nombres, basta con echar un ojo a los contratos de los Wizards para entender por dónde podrían ir los tiros. Otto Porter, Bradley Beal y John Wall, todos con contrato hasta 2021, no saldrán. Ian Mahinmi, a quien aún se le deben 31,5 millones hasta 2020, tampoco lo hará salvo que ofrezcan un paquete enormemente jugoso. Así, las opciones quedan reducidas a (13,5M), Markieff Morris (8,6M) y Jason Smith (5,4M), ya que el resto no suponen una carga salarial como para que sus salidas les aporte un margen interesante. De los mencionados, parece el pívot polaco quien tiene más papeletas, y es que al acabar el curso Wall señaló que era necesario mejorar sus prestaciones… A ver con qué nos sorprenden en la capital.