Derek Fisher, ovacionado en Los Angeles: “Aun me queda baloncesto por jugar”

“No me siento extraño”. Estas fueron las primeras palabras que pronunció en su primera comparecencia con los medios de Los Angeles como jugador de los . Casi cinco años después de iniciar su segunda etapa en los , el veterano base regresaba por primera vez al Staples Center como rival.

“Estoy emocionado por ver a mis amigos y a mis hermanos, como considero a mis antiguos compañeros, gente con la que he crecido durante los años y, por extensión, también a los fans, no sólo del pabellón, sino de toda la ciudad de Los Angeles”, confesó Fisher antes del partido que su equipo ganó a los Lakers. “El amor y el apoyo que me han mostrado a lo largo de los años sobrepasa todo lo que podía haberme imaginado cuando llegué aquí en 1996, así que estoy extremadamente agradecido por todo, y con ganas de jugar frente a ellos una vez más”.

Fisher afirmó que “fue más un impacto que una decepción” enterarse que había sido traspasado por los Lakers a Houston, equipo del que salió tras rescindir su contrato, previo paso a firmar por los Thunder. “He estado en este negocio por mucho tiempo, y no sólo por mi personalmente, sino por miles de jugadores de este juego. Siempre he pensado que hay diferentes formas de manejar situaciones de traspaso y de rescisión de contrato en las que puede haber más comunicación, la suficiente para no tener que conocer a través del cartero que has sido traspasado”, explicó Fisher, quien añadió que “no estoy diciendo que es lo que hay pasado en este caso, pero me desperté y había sido traspasado”.

Pese a este impacto, Fisher fue claro al afirmar que “estoy en un buen sitio ahora”, en referencia a los Thunder. “Por Russell (Westbrook), por Kevin (Durant), por cualquier jugador del equipo, hay una importante razón por la cual quería jugar con estos chicos, aportar mi experiencia y mi sabiduria, compartir algunas historias, recordarles que ya estaba jugando cuando estaban en 5º o en 6º de primaria. He jugado mucho y aún me queda un poco de baloncesto por jugar”.

Para acabar, Fisher, quien anotó 7 puntos (conseguidos además de forma consecutiva) en el partido ante su ex-equipo, bromeó con su edad, 37 años, que le ha servido de inspiración para elegir su dorsal. “Hay 37 razones por las cuales puedo ayudar a que este equipo alcance el éxito, y es lo que voy a intentar hacer”. Palabra de ganador de cinco anillos.

En su honor, la franquicia californiana no dudó en preparar un emotivo vídeo para agradecer a Fisher su labor durante tantos años en el equipo. Fue emitido a través del Jumbotron del pabellón justo antes del partido. El recibiento de su afición fue unánime: ovación por todo lo alto. Los Angeles no olvida a su capitán durante tantos años:


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.