Celtics, la estrella es Isaiah Thomas


Quizá no haya franquicia más complicada en la que tirar de goma y empezar a editar récords históricos. Boston Celtics. Por la sempiterna colonia con olor irlandés de la NBA han desfilado Larry Bird, Bill Russell, Bob Cousy, Kevin McHale, Robert Parish, John Havlicek, Bill Walton, Danny Ainge, Paul Pierce, Kevin Garnett, Ray Allen… Kilómetros de historia en las paredes que, en estos momentos, están siendo revisados por el diminuto Isaiah Thomas.

El base de los Celtics, los actuales, vive el mejor momento de su vida profesional. Lo que ocurre es que lleva atravesando (y superando) su cénit ya una temporada y media. O más. Anoche, Thomas (32,9) logró cerrar el mes de enero con la tercera mejor anotación media de un celtic en toda la historia. La tercera. Con todos los mastodontes que hemos enumerado líneas más arriba.

Solo Paul Pierce (33,5) Larry Bird (en dos ocasiones) hilaron más fino que este base de 1,75 metros de estatura. Y eso que Thomas pareció tocar techo en diciembre (30,3 tantos de promedio). Nada de eso.

Comparación con Iverson

Hasta hace poco, casi hasta asustaba considerar a un jugador de condiciones tan desfavorables entre los mejores jugadores de la NBA.

Puede que la sombra de Allen Iverson fuera demasiado holgada y que el aficionado medio a la liga no quisiera borrar de su memoria al gigante de Philadelphia como el último capitán de las letras minúsculas. Pero, tras dos temporadas y media en Boston Celtics, Thomas es ya por derecho una superestrella de su equipo y de la liga. El heredero natural del mencionado Iverson.

Andan en Boston detrás de una estrella desde hace casi un lustro. Desde que Paul Pierce y Kevin Garnett dejaron de servir a la causa verde (verano 2013) pasando a los nuevos petrodólares con acento ruso. Que si Kevin Durant este verano, flirteos años atrás con media constelación de la liga, ahora vuelve a sonar Carmelo Anthony

Nunca un vestuario de la NBA estará reñido en la convivencia de más de una estrella, sin embargo muchas retinas no reparan en que Isaiah Thomas es ya una superestrella de la liga. Desde su enrasada posición (nunca conviene olvidar este detalle, pues juega entre gigantes) absorbe todas las posesiones importantes. Las convierte en oro. Y, también, masacra en los últimos cuartos. Los rivales saben que recibirá él, pero aún así no pueden pararle. Anoche, 24 puntos en el versículo final del partido ante los Detroit Pistons.

Últimos cuartos y triples

Es la cuarta vez esta temporada que Thomas anota 20 puntos o más durante el último cuarto. Ningún otro jugador de la liga posee más de una vez en tal tesitura. Además, Isaiah lidera la anotación promedio en últimos períodos (10,9).

Y otra estadística que explica su mejora. En enero, el base de los Celtics tiró de tres más que nunca y también acertó en máximos de su carrera (60 aciertos de 139 lanzamientos, 43,2 por ciento). Su salto, pues, llega también desde lejos.

Deslizamos, pues, en este artículo que la superestrella lleva en Boston desde la temporada 2014-15. La han encontrado a cocción media, en lugar de extender un talón al portador en plena explosión bursátil. Ojo, que no queremos decir que la convivencia entre grandes astros esté reñida. Otra estrella daría a Boston los pases definitivos a pelear por el título. Sin embargo, hay que saber buscar para no pisar los pasos de Thomas. Quizá convenga más un jugador total que otro (solo) grandísimo anotador.

Candidato a MVP

32 partidos seguidos con al menos 20 puntos y los Boston Celtics ya aposentados en la segunda plaza del Este. Ya hay que atreverse a decir que Isaiah Thomas está entre los 5 candidatos más sólidos al MVP.

Quizá Kevin Durant, LeBron James, Russell Westbrook y James Harden estén ahora mismo por encima de él. Y paren ustedes de contar. Thomas es el segundo máximo anotador de la NBA (29,4 puntos) y también está en su techo de asistencias profesional (6,4).

Si se quiere, yendo a la ciencia más ‘impepinable’ de la estadística avanzada, su PER (Player Efficiency Rating) es el sexto mejor de la liga (27,5).

Creíamos que después del ocaso de Iverson, los pequeños y escurridizos lo tendrían imposible en una competición cada vez más esclava del músculo. Pero ha llegado Isaiah Thomas. Una superestrella minúscula, ahora uno de los mejores cinco jugadores de la temporada. Sr. Danny Ainge y demás cúpula verde, encontraron a su estrella hace tiempo. Se apellida Thomas, aunque tal sobrenombre no tenga demasiada ascendencia verde que digamos.

Dejemos, pues, de buscar. Alguien de menos de 1,80 está haciendo 30 puntos por partido. Otra vez.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.