¿Tiene Brad Wanamaker sitio en la NBA?


“Todos los años pienso en la NBA. Por supuesto, a la vez juego con mentalidad ganadora y con la intención de ganar lo máximo posible y alcanzar el mayor nivel en el equipo con el que esté. Pero el objetivo final es llegar a la NBA”.

En marzo de 2017, Brad Wanamaker hablaba para EUROHOOPS.NET  como una estrella ya consagrada del baloncesto europeo. MVP de la jornada 29 de la Euroliga y pieza imprescindible sin la cual costaría imaginar al Darussafaka Dogus dentro los cuartos de final de la competición que estos días pelea contra el Real Madrid, el escolta estadounidense miraba de reojo al otro lado del Atlántico, a la NBA, al lugar donde se coloca a todo jugador que sobresalga en el Viejo Continente.

A día de hoy, Europa tiene perdida la pelea con la NBA. Si los intereses de una determinada franquicia coinciden con los deseos de un jugador, poco o muy poco pueden hacer los clubes europeos. Es una realidad que irá a más este verano, con un nuevo aumento de la masa salarial y con la ampliación del número de jugadores por plantilla.

Habrá más dinero y habrá más hueco y quizá uno de ellos pueda ser ocupado por Brad Wanamaker, ese lanzador de oro, segundo máximo anotador de la Liga Regular de la Euroliga, estrella reciente del baloncesto alemán con el Brose Basket y candidato a engrosar la centenaria lista de jugadores que cada año pueblan las escuadras de la NBA.

https://www.youtube.com/watch?v=7Wtl3EDYcWA

El primer paso, el interés del jugador para marcharse allí, ya se dio. Realmente, Wanamaker nunca escondió el pie. Él, como otros tantos compatriotas, probó fortuna tras su ciclo universitario. Licenciado por la Universidad de Pittsburgh en el 2011 y con cuatro cursos en la NCAA a sus espaldas, se apuntó al Draft de ese año. Pero no salió elegido. En diciembre, con la NBA del cierre patronal respirando aliviada porque sí iba a haber Temporada Regular, Wanamaker se unió a los Hawks para realizar un fugaz training camp, marcado todo como estaba por las exigencias del calendario y las prisas posteriores lockout. Wanamaker no tuvo fortuna y no formó parte de la plantilla final de Atlanta. Incluso así, repitió camiseta el verano siguiente en Las Vegas, tras ganar la D-League con los Austin Spurs.  Luego, no volvió a mirar a la NBA de frente. Hasta hace unos meses.

Reunión con Philadelphia en 2016

Campeón de la Bundesliga de Alemania en 2015 y 2016, con MVP de las Finales y MVP Liga Regular como algunas de sus principales distinciones, el verano de 2016 podría haber sido su momento de recuperar su expediente apenas iniciado en la NBA. Según informaba David Pick hace un mes, Wanamaker le confesó que durante el pasado periodo estival tuvo un encuentro con Brett Brown y que estuvo “muy cerca” de unirse a los Sixers, el equipo de su tierra natal.

En lugar de ello, el de Filadelfia suscribió un lucrativo contrato con uno de los nuevos ricos de la Euroliga, el Darussafaka Dogus de David Blatt, quien ha sabido sacar provecho de una de las manos que pueblan Europa. Contra el Real Madrid, en la serie de cuartos de final que marcha 1-1, Wanamaker ha promediado 21 puntos por noche.

En el radar de Brooklyn

A sus 27 años, Wanamaker está en su madurez profesional después de un lustro entre Italia, Francia, la citada Alemania y ahora Turquía. Con contrato en vigor con el Darussafaka, su exposición se ha visto multiplicada esta semana como enemigo en la pista del Real Madrid. Antes, los Nets ya le fueron a ver en directo, dentro de una serie de expediciones de los de Brooklyn para apuntar ciertos nombres en la agenda. El suyo no es el único, para una lista que contiene ilustres como Milos Teodosic y otro notable cañonero como Edwin Jackson.

Ese contrato que dice que Wanamaker debe estar en el plantel de Estambul hasta el 30 de junio de 2018 tiene una pequeña vía de agua, asumida y aceptada por las dos partes: hay cláusula de salida para la NBA. El ex de Pittsburgh se agarra a lo que firmó en su día, ni para decir que sí ni para todo lo contrario. Y la ventana del verano se empieza abrir con la brisa primaveral. Wanamaker sueña con la NBA, es su objetivo último. Nivel tiene para ello, aunque quizá en una franquicia con más margen de error. Él no esconde su deseo; lo dice. Y ya saben, en este contexto, si las dos partes están de acuerdo sólo queda sacar la estilográfica y escribir.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.