Curiosidades NBA: los MVP que no tienen el anillo de campeón


Tras hacer un repaso por los jugadores que han perdido más Finales en la historia de la NBA, ahora cambiamos de registro para detenernos en aquellos que llegaron a lo más alto a título individual; es decir, siendo nombrados MVP de la temporada regular, pero que por contra nunca fueron capaces de tocar el cielo a nivel colectivo consiguiendo un campeonato.

En la lista, formada por ocho jugadores más que reconocibles, se incluye tanto a los retirados como a los que están en activo, a quienes por cierto debería motivar el verse aquí para intentar conseguirlo con más ímpetu. Eso sí, de igual modo explicaremos como en la historia de la Liga hay una tendencia palpable a ser primero elegido jugador más valioso de una campaña para después lograr el anillo. Allá vamos.

Charles Barkley

Empezamos este recorrido por los 80 con un jugador enorme como era Charles Barkley. Ala-pívot potente, temperamental y no exento de clase, fue determinante en todos los equipos en los que estuvo: Philadelphia 76ers, Phoenix Suns y Houston Rockets.

Justo en su primer año en la franquicia de Arizona, la temporada 1992-93, fue la que lo coronó como MVP de la NBA al irse hasta los 25,6 puntos, 12,2 rebotes, 5,1 asistencias, 1,6 robos y 1 tapón de promedio y llevar al equipo a un balance de 62-20. Sin embargo, no pudo cerrar el círculo con el anillo. Los Chicago Bulls de Michael Jordan se interpusieron en su camino en las Finales para hacerle caer por 4-2.

11 veces All-Star y cinco veces elegido para el mejor quinteto de la Liga, se quedaría en las finales de conferencia en 1985 con los Sixers (cayó 4-1 ante Boston) y perdería en la misma ronda en 1997, ya como jugador de Houston y siendo compañero de Hakeem Olajuwon, por 4-2 frente a Utah Jazz.

El dato: Barkley siempre daba lo mejor de sí en playoffs. Aunque en sus últimos años sufrió varias lesiones de importancia, acabaría su carrera con 13 participaciones en la postemporada con un fantástico promedio de 23 puntos, 12,9 rebotes y 3,9 asistencias.

Karl Malone

Coetaneo a Barkley, ahora viajamos hasta Salt Lake City para hablar de otro de los más grandes de la historia: Karl Malone.

MVP tanto en 1997 con 27,4 puntos, 9,9 rebotes, 4,5 asistencias y 1,5 robos, como en 1999 con 23,8 puntos, 9,4 rebotes, 4,1 asistencias y 3,1 robos, Malone estuvo en hasta tres ocasiones a un solo paso de hacerse con el tan ansiado anillo. La primera, coincidiendo con su galardón de 1997, caería ante los Bulls por 4-2, historia que se repetiría solo un año después ante el mismo equipo y con el mismo resultado en la serie. En la campaña de 1999 no pudo pasar de las semifinales de conferencia, donde mordió el polvo dente a los Portland Trail Blazers.

Tras varias campañas sin poder repetir el camino hasta la final, decidió darse una última oportunidad en Los Angeles Lakers junto a Kobe Bryant, Shaquille O’Neal y Gary Payton. Tampoco funcionó. Pese a que llegaron hasta las Finales, no pudieron superar a los Detroit Pistons, que les derrotaron por 4-1

Siendo 13 veces All-Star y habiendo formado parte del mejor quinteto de la NBA en hasta 11 ocasiones, Malone cerró sus presencias en las postemporadas con un promedio de 24,7 puntos, 10,7 rebotes, 3,2 asistencias y 1,3 robos.

El dato: Con 36.928 puntos Malone es el segundo máximo anotador de la historia de la NBA siendo superado únicamente por Kareem Abdul-Jabbar (38.387).

Allen Iverson

Uno de los jugadores más peculiares y reconocibles de la historia de la NBA nos ocupa ahora. Allen Iverson, número 1 del draft de 1996, supuso una auténtica revolución para Philadelphia, que pasó de estar siete años sin playoffs a enlazar otros cinco disputándolos con él en el equipo.

Especial fue sin duda el año 2001. Con un promedio de 31,1 puntos, 4,6 asistencias, 3,8 rebotes y 2,5 robos, The Answer condujo a los de Pensilvania a un balance de 56-26 que le sirvió para ser nombrado MVP. Aquel mismo año, ya en junio, disputaría sus primeras y únicas Finales ante Los Angeles Lakers. Pese a ganar el primer encuentro en el Staples Center, caería en los cuatro siguiente para ver como se le escapaba la opción de conseguir el anillo.

Tras esa campaña sería el máximo anotador de la NBA en 2002 y 2005 para un total de cuatro ocasiones. Sin embargo, nunca más estaría tar cerca de un campeonato, ni cuando fue traspasado en 2006 a Denver Nuggets para jugar junto a Carmelo Anthony. Un 11 veces All-Star que tiene el ‘3’ retirado en Philadelphia pero que nunca pudo alcanzar la gloria pese a promediar en playoffs 29,7 puntos, 6 asistencias, 3,8 rebotes y 2,1 robos.

El dato: El 6 de junio de 2001 The Answer debutaba en unas Finales en el Staples Center frente a los Lakers. No solo no le pudo la presión, sino que con 48 puntos tiene el récord anotador de la historia de la NBA en un debut en las Finales.

Steve Nash

Un dos veces MVP que no solo no ha conseguido un anillo, sino que ni siquiera ha podido disputar unas Finales en su carrera pese a encontrarse en hasta cuatro ocasiones a las puertas de las mismas. Hablamos de uno de los mejores bases de la historia, de Steve Nash.

Vamos por orden cronológico. En 2003, formando parte de los Dallas Mavericks, cayo en las finales de la Conferencia Oeste ante San Antonio por 4-2. Dos años después, ya de vuelta en Phoenix (equipo que lo eligió en el draft), conseguiría su primer MVP al marcharse hasta los 15,5 puntos, 11,5 asistencias, 3,3 rebotes y 1 robo de promedio. De poco le sirvió en la postemporada, ya que los Spurs volvían a plantarse en su camino, en esta ocasión por 4-1. No se rindió y en 2006 lograría ser de nuevo MVP, en esta ocasión con 19,2 puntos, 10,7 asistencias y 4,9 rebotes por noche. Dallas acabaría con sus ilusiones en las finales de conferencia por 4-2. Cuatro años después (2010) volvió a intentarlo, pero el techo fue el mismo e hincó la rodilla ante los Lakers por 4-2.

Un enorme talento que se quedó sin un merecido premio pese a su empeño. Acabaría su carrera siendo el máximo asistente de la historia de Phoenix Suns con 7.725 y el tercero de la historia de la NBA tras John Stockton y Jason Kidd con 10.335.

El dato: Es el jugador con mejor porcentaje de tiros libres en la historia de la NBA entre los jugadores ya retirados con un 90,43%. Si incluimos a los que están en activo es segundo tras Stephen Curry, quien atesora un 90,56%.

Derrick Rose

Abrimos ahora el apartado de jugadores MVP en activo hablando de quien es el MVP más joven de la historia, ya que logró tal galardón en 2011 con tan solo 23 años. En aquella genial campaña Derrick Rose condujo a los Chicago Bulls a un balance de 62-20 promediando 25 puntos, 7,7 asistencias, 4,1 rebotes y 1 robo por partido. Sus esfuerzos no fueron suficiente. En las finales de la Conferencia Este aparecían los Miami Heat del Big Three –Dwyane Wade, LeBron James y Chris Bosh– para quebrar sus esperanzas por 4-1. Con lo joven que era parecía que llegarían nuevas oportunidades, pero no fue así.

En el primer partido de la primera ronda de playoffs de 2012 sufría una gravísima lesión. A partir de ahí ya no fue el mismo jugador. Pasó dos temporadas casi sin jugar y en su regreso a las canchas, primero con Chicago y después con otros equipos, nunca volvería a estar tan cerca de unas Finales. Un tres veces All-Star que vio truncada su carrera antes de tiempo y cuya oportunidad para ser campeón recae en formar parte de un equipo contender.

El dato: En Minnesota, cuando ya estaba lejos de su mejor nivel, emocionó a todos los aficionados de la NBA con un enorme partido de 50 puntos. Fue un 31 de octubre de 2018, ante los Blazers, cuando batió su marca personal de anotación para hacernos vibrar.

Russell Westbrook

Damos ahora un salto al presente para ocuparnos de Russell Westbrook. El ahora jugador de los Rockets fue MVP en 2017 promediando un triple-doble de 31,6 puntos, 10,7 rebotes y 10,4 asistencias, hazaña que repitió igualmente en las dos siguientes temporadas. Pese a tal despliegue, nunca estuvo tan cerca del anillo como en 2012, cuando perdió en las Finales ante Miami Heat por 4-1. Desde aquella fecha se quedó a las puertas de la final en 2014, cayendo en las finales de conferencia ante San Antonio por 4-2, y en 2016, año en el que mordió el polvo en siete partido en las finales del Oeste ante los Warriors. Desde ese momento, sin Kevin Durant a su lado, todo se complicó en playoffs.

Ahora, junto a James Harden en Houston, quiere repetir carrera hasta las Finales. Sin duda está a tiempo y en un escenario propicio. Un nueve veces All-Star de forma consecutiva desde 2011 que quiere abandonar esta lista cuanto antes.

El dato: El 12 de febrero de 2019 se convirtió en el jugador con más triples-dobles consecutivos en la historia de la NBA al superar los nueve que atesoraba Wilt Chamberlain desde 1968. El ahora jugador de los Rockets dejó la marca en 11 con un espectacular encuentro de 44 puntos, 14 rebotes y 11 asistencias.

James Harden

Mismo caso que su compañero Westbrook y casi con idéntica trayectoria en cuanto a momentos de conseguir el MVP y cuando estuvieron más cerca de ser campeones. James Harden fue elegido como el jugador más valioso de la temporada 2017-18 con 30,4 puntos, 8,8 asistencias y 5,4 rebotes. Ese año marcó también el momento en el que estuvo más cerca de alcanzar las Finales con Houston al perder 4-3 en las finales de la Conferencia Oeste ante Golden State por 4-3. Para encontrar el momento en el que se quedó a un paso del anillo hay que remontarse a 2012, año en el que junto a su compañero Russell Westbrook y Kevin Durant perdió en las Finales ante Miami Heat por 4-1.

Formando desde verano de 2019 uno de los backcourt más temibles de la NBA, Harden quiere poner la guinda a una carrera que lo encumbra individualmente con siete presencias All-Star y cinco elecciones para el mejor quinteto con un anillo en Texas.

El dato: Harden es el cuarto jugador con más partidos de al menos 50 puntos en la historia de la NBA con 23. Por delante tiene a Kobe Bryant (25), Michael Jordan (31) y Wilt Chamberlain (118).

Giannis Antetokounmpo

Y cerramos el círculo con el MVP actual. Giannis Antetokounmpo se hizo con el premio en la campaña 2018-19 con un promedio de 27,7 puntos, 12,5 rebotes, 5,9 asistencias y 1,3 tapones por partido, engordando así la lista de los MVP en activo sin anillo hasta los cuatro.

Por ahora lo más cerca que ha estado de las Finales ha sido justo el curso pasado, cuando cayó 4-2 en las finales de la Conferencia Este frente a Toronto Raptors pese a que los Bucks empezaron dominando la serie por 2-0. Con 25 años tiene tiempo de sobra para conseguir más de un anillo, ya que como explicaremos a continuación los MVP suelen lograr su primer campeonato después de tal condecoración. En la presente temporada suspendida Milwaukee viajaba con el mejor balance de la NBA (53-12).

Pese a la que aún es una corta carrera, acumula ya cuatro presencias en el All-Star y una elección para el mejor quinteto.

El dato: 2019 fue un año de reconocimientos plenos. El griego fue MVP, All-Star y estuvo tanto en el mejor quinteto de la NBA como en el mejor quinteto defensivo.

Un mal alimentado en los 90

Hasta que Charles Barkley fue MVP en 1993 ningún jugador de los que se había llevado tal premio desde 1956 (primera edición del galardón) se había quedado sin conseguir el ansiado anillo. Para ser exactos, hasta que Barkley rompió la baraja había hasta 16 jugadores elegidos como el mejor de la temporada regular sin que ninguno de ellos se hubiese retirado sin proclamarse campeón. Tras el ala-pívot nacido en el estado de Alabama otros tres jugadores entraron en este club desde Karl Malone hasta que Steve Nash se retiró en 2015. La NBA cuanta actualmente, como hemos visto, con cuatro chicos que pelean por no quedarse definitivamente en esta lista.

MVPs antes que el anillo

Aquí dedicaremos unas palabras en favor de Rose, Westbrook, Harden y Antetokounmpo. Si bien el caso del primero no es similar al de los tres siguientes –estos están en el prime de sus carreras– todos están teóricamente en la misma situación: la de haber sido MVP sin tener un anillo mientras siguen en activo. Pues bien, echando un ojo a la historia, este contexto no tiene que llegar a ser desesperante.

Empezando por el primer MVP de la historia, Bob Petit en 1956, y alcanzando incluso a LeBron James, quien lo fue por primera vez en 2009, encontramos una cierta tendencia a conseguir el premio al jugador más valioso de una temporada antes de conseguir el anillo. A los mencionados, quienes estrenaron su vitrina de trofeos colectivos en 1958 y 2012 respectivamente, hay que sumar a jugadores como Michael Jordan (MVP en 1988 y primer anillo en 1991), Wilt Chamberlain (MVP en 1960 y primer anillo en 1967), Oscar Robertson (MVP en 1964 y anillo en 1971) o a David Robinson (MVP en 1995 y anillo en 1999). Y si abrimos más el abanico, vemos que Bill Russell logró 10 de sus 11 títulos tras ser MVP.

Claro que hay excepciones como los casos de Larry Bird o Magic Johnson, quienes fueron campeones años antes de ser elegidos MVP, pero el patrón general es el de hacer el recorrido contrario. Por ello, el hecho de que Westbrook, Harden y Antetokounmpo hayan sido los tres últimos MVP de la NBA no debe sino hacernos pensar que están algo más cerca de lograr el trofeo Larry O’Brien.

Nota: Consulta aquí la lista con todos los jugadores que han ganado el MVP de la temporada NBA.

(Fotografía de Lisa Blumenfeld/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.