David Nwaba: en la crisis está en la oportunidad

Si ustedes han visto partidos de los este curso podrán haber comprobado que en ocasiones, con fuerza, arrojo y decisión, un atlético escolta corre la pista, la cruza y anota. A veces tras rebote defensivo incluido. Es , un californiano de 24 años que está encontrando su sitio en la NBA.

Dicen, y así reza el título de este artículo, que en las crisis están las oportunidades. Es una frase manida, quizá incluso injusta, pero que en ocasiones como la de Nwaba se adapta perfectamente a la realidad. Lo contaba él mismo en The Players Tribune hace un mes, cuando narraba que en otoño de 2016 se daba con un canto en los dientes por haber conseguido, tras varios viajes, ofertas del extranjero de apenas 700 dólares al mes y entrenamientos con diversos equipos de la G League, una plaza en el baloncesto profesional. Concretamente en los D-Fenders, ahora renombrados como South Bay Lakers. Allí, a las órdenes de Coby Karl, en su California natal, se ganaba el primer contrato. Sin más expectativas que progresar dentro de la liga de desarrollo, Nwaba se encaminaba hacia su debut. Había hecho del baloncesto un trabajo, él que no muchos años atrás penaba por las divisiones inferiores del baloncesto universitario.

“Te podrías sorprender de ti mismo”, cerraba la pieza de Nwaba en The Players Tribune. Ahí, el escolta narraba sus últimos 12 meses, los que fueron desde el momento de aceptar que estaba bien la G League, pasando por la llamada de Karl a su despacho un día de finales de invierno, cuando jamás pensó que ese requerimiento era ni más ni menos que para firmar por los Lakers.

Pero fue. Y ahí, con la franquicia angelina, Nwaba disputó 20 partidos de la 2016-17, hizo alguna noche de más de 10 puntos, dejó varios mates portentosos y aprovechó la oportunidad. No ganó muchos partidos (5 de 20), pero consiguió encadenar dos contratos de 10 días y tras ellos quedarse hasta el final de la temporada.

Lakers: sí y no

A finales de junio, Los Angeles Lakers ejercían la opción por Nwaba y lo retenían. Todo casaba para él y para el equipo, en esa búsqueda de juventud y contratos no excesivamente largos. El escolta acarreaba uno por el mínimo, apenas 1,3 millones de dólares no garantizados, más 1,6 extra en caso de que sobreviviera en la plantilla toda la 2018-19.

Apuesta de bajo riesgo, a la que Nwaba responde con tres buenos partidos, dos de ellos de titular, en Las Vegas Summer League, que los Lakers terminan ganando. Para él, 9,6 puntos, 6,3 rebotes, 2 asistencias y 1 tapón de promedio. Sin embargo, no puede terminar siendo parte del equipo campeón. En mitad de la cita, apenas 15 días después de ser renovado, es despedido por los Lakers.

Los Bulls le reclaman

Cortado, el camino se ha torcido para Nwaba. Pasa automáticamente a los waivers, de donde saldrá en 48 horas como agente libre si no es llamado por ninguna franquicia NBA que lo requiera. Pero Chicago ve algo en él y lo reclama; asume su contrato flexible y no garantizado hasta el 10 de enero, y le llama a filas.

Nwaba responde de nuevo. Sabe que ha pasado de un equipo que perderá muchos partidos a otro que caerá todavía en más ocasiones. Los Bulls de la desesperanza, de la época sin Jimmy Butler, luego sin Dwyane Wade. El futuro es malo para la franquicia, pero Nwaba quiere aprovechar el hueco, la crisis, y convertirlo en una oportunidad.  En pretemporada, 18 minutos de media en 5 encuentros y apenas 5,20 tantos, 2,6 rebotes y otras tantas asistencias.

Pero ojo, la especialidad del exjugador de Cal Poly es la defensa, pelear atrás, complicar la vida al rival. Sus muelles y su buen físico, más vistoso para acciones de ataque, le dan sin embargo más rédito en labores defensivas. Y esas prestaciones físicas las necesita para seguir a flote, porque no es un virtuoso en el tiro y mediante su potencia de piernas, útil para trabajar atrás, obtiene beneficios en ataque con potentes y explosivas entradas a canasta.

La noche ante Atlanta

El contexto de training camp y primeros días de curso es de turbulencias en los Bulls, agravadas por la agresión de a . Más problemas para Chicago, pero Nwaba flota y resiste. Ciertamente beneficiado por bajas como la de Zach LaVine o la de Camero Payne, más la marcha del propio Wade, los puestos exteriores de los Bulls acogen al escolta en el inicio de temporada.

https://www.youtube.com/watch?v=971DkkblROU

Los primeros tres partidos, tres derrotas de Chicago. Nwaba se coloca como un recambio aceptable para la rotación, intensidad de suplente, pero nada extraordinario. Hasta que en el duelo frente a los Hawks, otro plantel en escombros absolutos, se reivindica. Desde el banquillo, sale para aportar 15 puntos y 11 rebotes. Un repertorio de penetraciones, con ese primer paso firme que le da cierta ventaja sobre el rival, es desplegado sobre el parqué. Estamos ante su primer doble-doble en la NBA, su mejor marca de rebotes en la liga y su primera victoria con los Bulls. Junto con los pocos focos que deja el extraordinario , que centra con justicia todas las atenciones de casi todas las noches de los Bulls, Nwaba se cuela como la fresca novedad de una franquicia deprimida. Si los Bulls necesitan carácter atrás, este buen defensor de 1,93 metros está dispuesto a dárselo

Ese duelo ante Atlanta es hasta la fecha la mejor actuación global de Nwaba, que ha vuelto a paladear con dos nuevas derrotas el sabor amargo de caer doblegado. Presumiblemente será la tónica de los Bulls, caídos en última estancia este miércoles ante los Heat. Ahí, fue la primera vez de Nwaba como titular en el roster de la Ciudad del Viento. Dejó otros 11 rebotes, más 2 tapones y 4 puntos para su bolsillo personal.

No obstante, nada es seguro para Nwaba, que de aquí al 10 de enero puede ver volar su experiencia en los Bulls. Lo sufrió en los Lakers, de repente, en la mitad de una Summer League. Sería extraño, sin embargo, que alguien con tantos minutos viera cortada su etapa en un equipo que si para algo está, es para las pruebas. Nwaba pone muchas cosas sobre la mesa que precisamente necesita una franquicia con un porvenir complicado: ganas, juventud, hambre e intensidad. Y bastante barato.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Nike será patrocinador oficial del partido NBA en Londres 2018

Rajon Rondo, dos semanas más de ansiedad

Siguiente