Shaq atiza a DeAndre; y preguntamos ¿merece ser All-Star?


Debutará en un All-Star en la entrante edición del 2017, ya que fue elegido por los 30 entrenadores de la NBA como uno de los reservas del equipo de la Conferencia Oeste. DeAndre Jordan vive el, seguramente, mejor momento de su carrera. Con contrato superior a los 20 millones de dólares anuales y haciendo de ancla piramidal en un equipo importante, el pívot presume de buena salud.

Sin embargo, todo un docente en las pinturas del mundo como Shaquille O’Neal restó mérito a los desempeños de DeAndre Jordan.

“Juega en un buen equipo. Si le pones en Milwaukee, nunca se volvería a oír de él”, rajó el center más abusador que recuerdan las tierras interiores de la NBA y recogió el portal SB Nation.

Y Shaq abre aquí un melón interesante que queremos degustar. ¿Está DeAndre Jordan sobrevalorado participando en un All-Star y es cierto que su papel no duraría tres partidos en otro equipo?

Jordan y valor defensivo

Quizá O’Neal haya exacerbado sus comentarios. Jordan ha probado ser un jugador defensivamente diferencial y colectivamente –hablando de ataque– mucho más que útil. Sencillamente, su envergadura y kilos le transportan a una dimensión tan alta como bajos han sido sus progresos en el tiro (libre) durante los últimos años.

Su repercusión empieza en el rebote. Es quien más captura (14,0) en toda la NBA y también quien más rebaña en canasta propia (10,3). Además, su posición en la maraña defensiva de Doc Rivers no es casual. Frena con su simple presencia muchas penetraciones que con otro cuerpo sí se aventuran hacia el aro. Lo dicho, con DeAndre, la pintura es más cerrojo que sin él.

Y también es el quinto jugador que más capturas ofensivas (3,7) presenta esta temporada. Las segundas opciones para los tiradores exteriores de los Clippers son posibles, buena parte de las veces, gracias a Jordan.

Porcentajes a rivales

El pívot de los Clippers deja además a sus rivales en 46,2 en tiros de campo como promedio (en todas las distancias), estando dicha estadística entre las mejor registradas de cualquier pívot. Téngase en cuenta que la mayor parte de acciones que el jugador defiende son muy cerca del aro. Concretamente, dentro de la zona, el volumen de canastas concedidas por DeAndre desciende hasta un 42,3.

Después, en ataque un cuerpo como el de suyo es carne de bloqueos indirectos. Por doquier. Sus medidas, unidas a la perspicacia de Chris Paul, son carne de pizarra y rotulador.

El facilitador

Sin abusar del pick and roll o pick and pop por motivos evidentes de manejo y tiro, Jordan juega más un papel de facilitador. Su cuerpo está llamado a propiciar las ventajas necesarias para que sus compañeros anoten sin un defensor en la chepa.

Y también, cuando tiene que hundirlas él mismo, lo hace. Sus 12,5 puntos (segunda marca de su carrera) por partido y 69,0 por ciento en tiros de campo (el más alto de toda la liga) lo contrastan.

Así, puede que Shaq no vaya desencaminado en descorchar un debate sobre si DeAndre Jordan debe ser All-Star. Y tampoco sería erróneo decir que otros lo merecerían más que él. Sin embargo, emitir un juicio de menosprecio es cavar demasiado hondo una tumba que Jordan aún no se ha ganado.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.