Doncic, Porzingis y el reto de jugar sin posiciones


El 21 de junio de 2018 es una fecha señalada en la hemeroteca particular de todos y cada uno de los aficionados de Dallas. Un día cuya dimensión y relevancia en el devenir de la franquicia aumenta con el paso del tiempo. Un partido, una noche, una semana o un año. Lo mismo da. La atemporalidad y el carácter difuso de cuándo y cómo se originó todo es lo que otorga un mayor misticismo a lo que le rodea.

Pocos minutos después de que los Mavericks jugaran su baza enviando a Trae Young a Atlanta a cambio de Luka Doncic, Rick Carlisle abordó ante los medios de comunicación el papel que esperaba que desempeñara aquel descarado jugador de apenas 19 años que había dominado Europa a nivel de clubes y de selección. La dificultad de definir a un perfil tan inabarcable en los estándares clásicos puso en aprietos a un técnico como Carlisle, habituado a la innovación y los experimentos tácticos. “No estoy seguro de su posición. Seguramente sea ‘en la cancha’”, solventó como bien pudo ante la prensa.

Al mismo tiempo, el entrenador de los Mavericks describió al esloveno como un “creador de juego” y, más puramente, como un “jugador de baloncesto”. Todas esas cosas han demostrado ser ciertas pese a que la realidad ha desbordado, profundizado, superado y multiplicado cualquier tipo de expectativa previa.


Para leer este texto completo y acceder a muchas más ventajas suscríbete a Extra nbamaniacs (nbamaniacs.com sin publicidad + podcast + textos especiales + newsletter + chat en Discord con redactores y otros suscriptores)

EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.