Draymond Green, un jugador “indispensable” y su máximo ‘mentiroso’


Explicamos por qué las cantidades del máximo del ala-pívot son inferiores a las de otros jugadores de su generación

La extensión de contrato de Draymond Green (100 millones por cuatro años más, hasta 2024) despeja las dudas acerca de la viabilidad futura de los Golden State Warriors; de su condición de gran equipo en el próximo lustro. Marchado Kevin Durant, al equipo de la Bahía le urgía resolver dos continuidades a corto plazo, ambas innegociables para los intereses deportivos: Klay Thompson y el propio Green. Y el (de) nuevo orgullo de San Francisco ha resuelto la urgencia con sendos máximos que se unen al ya firmado por Stephen Curry hace un par de años. Por abultado que deje eso el presupuesto, era lo que había que hacer, ni más ni menos.

En total, los Warriors poseen cuatro contratos máximos (también D’Angelo Russell) en su plantilla actual, ingeniería de dibujos animados para la mayoría de las organizaciones pero no para ellos. No hay que obviar que la mudanza al non nato Chase Center aportará ingentes sumas de dinero al presupuesto californiano (aún por determinar), tanto por ventas de localidades como por patrocinios, que posibilitarán una subida sin precedentes del coste del roster. Las cifras productivas en Golden State ahuyentan el hipo.

Entre sus cuatro grandes jugadores, los Warriors tienen comprometidos más de 129 millones de cara a la temporada 2020-21. Curry (43), Klay (35,3), Russell (28,6) y Green (22,2) pueblan de manera casi absoluta lo que los Warriors podrían gastar y exceder el límite salarial total contando que el impuesto de lujo de este año está detenido en 132 millones. A partir del curso que viene apenas quedará hueco para maquear el resto de la plantilla de Golden State por las vías tradicionales, y eso deja dos posibles soluciones al problema: o uno de los grandes puntales sale traspasado, preferentemente D’Angelo, o tocará gastar los ingentes de ingresos del nuevo pabellón en sufragar los excesos del impuesto de lujo.

Draymond, “indispensable”

De cualquier manera, la continuidad de Draymond Green es agua bendita para el equipo que preside Bob Myers. Aunque el alcance estadístico del ala-pívot permaneció más camuflado desde la llegada de Kevin Durant en 2016, su importancia en los Warriors está fuera de toda duda.

“Estamos encantados de poder retener a Draymond a largo plazo. Él ha jugado un papel enorme en dar forma a nuestra organización en los últimos siete años. Su pasión y conocimiento del juego son indispensables para el equipo. Como un varias veces campeón de la NBA, él ha sobrepasado cualquier expectativa salvo las suyas propias”, agasajaba el propio Bob Myers, y recogía el portal Cluthpoints, tras anunciarse la ampliación de contrato de Green.

Sin duda, hablamos de un jugador capital; sin su presencia, mucho menos con la baja de Klay Thompson hasta febrero, los Warriors no podrían continuar siendo candidatos al anillo. Por mucho Curry o Russell que se excediesen en ataque, la figura de Green en ambas mitades, sobre todo en defensa, es insustituible y sin él Golden State rebajaría sobremanera todas sus opciones.

La permanencia de Green es, por tanto, la confirmación sine qua non de que Golden State seguirá peleando en la cima de la competición. De ninguna manera ocurriría sin él.

Contrato máximo

Draymond Green extendió su vinculación en San Francisco por el máximo salarial permitido, como pudo conocerse el sábado; sin embargo, las cantidades contempladas en su nuevo contrato son inferiores a las de otros coetáneos del ala-pívot natural de Michigan. Por ejemplo, Klay Thompson llegó a la NBA un año antes y percibirá entre 32 y 43 millones de dólares al año en las próximas cinco temporadas con su baremo de cantidades tope. O Bradley Beal, que se bautizó en la NBA en 2012, como Green, y a quien Washington está tentando ya con una renovación máxima de votos por tres años y 111 millones de dólares, con salario anual en torno a 40 millones.

Ya sabe que los máximos de las estrellas contemplan unas cifras crecientes en función de los años de experiencia en la liga y de los méritos All-NBA o de un nombramiento como Jugador Defensivo del Año.

Bien, la nueva ficha de Green será de 22 a 27 millones durante su vinculación máxima (a partir de 2020), cifra bastante inferior a las de la mayoría de máximos conocidos en las últimas fechas. Por qué ocurre esto, se han preguntado no pocas voces en la comunidad de seguimiento a la NBA. Por qué el máximo de Draymond está por debajo del de otros jugadores. La respuesta es que Green ha extendido su contrato un año antes de ser agente libre y, por lo tanto, su nuevo sueldo máximo no puede ser superior al 120 por ciento de su anterior salario, que es de 18,5 millones de dólares. Por ese motivo, Draymond estrenará su nueva vinculación en 2020 percibiendo 22 millones y no una cantidad superior.

Como resulta lógico con la anterior explicación, Green hubiera podido ganar más dinero llegando ‘soltero’ a la agencia libre 2020. El jugador de los Warriors, aun quedándose en la Bahía, hubiera podido embolsarse no menos de 50 millones de dólares más en un contrato, según pudo apuntar la revista Forbes. Y mucho más si hubiera entrado en los mejores quintetos o hubiera sido mejor defensor el curso que viene (hasta 237 millones repartidos en cinco años). Como agente libre no hubiera existido la restricción del 120 por ciento de su anterior salario y por tanto su máximo hubiera podido ser holgadamente superior a los 30 millones por temporada.

Aun con eso, Green decidió extender su permanencia en la Bahía por menos dinero que en su verano natural de jugador sin compromisos. Seguramente, el conocimiento de que en los Warriors no hubieran podido firmarle por unas cantidades superiores aceleró las gestiones para obtener un nuevo contrato. Si quería quedarse en Golden State, tenía que ser con esas cifras y no con las de agente libre. Es por ello que el máximo de Draymond Green es en cierta medida, algo ‘mentiroso’. Máximo, sí, pero con volúmenes inferiores al del resto de estrellas de la liga.

Y dicho sea de paso, buena operación de los Golden State Warriors, reteniendo a un jugador crucial por menos de lo que habrían tenido que pagarle en 2020 como agente libre.

Opción de jugador

Además de toda la ingeniería salarial detrás de la renovación de contrato de Draymond Green, este lunes pudo conocerse que el ala-pívot contemplará una player option de cara a su última temporada de nueva vinculación, según informó el periodista Shams Charania (The Athletic). Se trata del único caso en los máximos de los Warriors que se contempla esta fórmula, que podrá aplicarse para que Green obtenga la condición de agente libre en el verano de 2023.

La opción de jugador de Green será de algo más de 27 millones de dólares, la cifra más alta que percibirá en su contrato todavía por estrenar y en toda su carrera. Si la rechaza, podrá ser agente libre en ese verano de 2023.

(Fotografía de portada: Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.