El juego de NBC: los 50 mejores de 2024

El verano NBA es tan largo que entendemos como natural que, para sobrellevarlo, nazcan cosas como esta. Nada nuevo en términos de creatividad, pero sí en márgenes de proyección. El clásico ranking de ‘los mejores de Liga’ en orden creciente, pero esta vez con una visión más arriesgada: a cinco años. Bonita forma de adelantarle trabajo a 2K…

Desde NBCSports arrancan este singular serial a través del cual se lanzan con una clasificación que engloba a los 50 jugadores que, en opinión de sus artífices, dominarán la competición allá por el año 2024. Serial que seguiremos aquí desde nbamaniacs y ante el cuál las discrepancias estarán servidas.

Para la clasificación han utilizado como directrices la edad de los jugadores, su máximo potencial (el presunto techo de cada uno de cumplirse el más alto ‘in his best‘) o el historial de lesiones entre otras variables. Hoy, del 50 al 46.

50. Cade Cunningham

No solo no ha aterrizado aún en la NBA, sino que por no estar, no está todavía ni en la universidad. Aunque Cade Cunningham gasta sólo 17 años (cumplirá los 18 en septiembre), no solo se codea ya con jugadores mayores que él… los domina.

Jugador de perfil versátil, viene de ser el mejor en la Copa del Mundo sub-19, en la que Estados Unidos se impuso a Mali en la pelea por el oro con Cunningham como máximo anotador de la final.

Por ahora, la mayoría de webs especializadas lo señalan como el favorito para el first pick del Draft 2021, y desde NBC ya se atreven con la primera comparativa: ‘The Next Luka Doncic’. Intuimos que no tanto por el abanico de dones (el físico y poderío atlético de Cunningham es diez veces mayor), sino por sus opciones de ‘romperla’ con el más irreverente de los desparpajos a la primera ocasión en la NBA.

49. Emoni Bates

Atención que el prólogo va de yogurines. Como los propios trabajadores de NBC reconocen, esto del hype se les va de las manos. 15 años tiene Bates. Eso sí, ya mide más que media NBA: 2,03.

Como escolta estrella del instituto Ypsilanti, Michigan, ha sido el principal culpable de que su equipo se alce esta temporada con el título estatal. Con muchos menos focos y atención mediática que Bronny James (primogénito de LeBron con una más que notable herencia genética), fue capaz de empequeñecerle en el cruce dentro del parquet que tuvieron a principios de verano.

Si todo sigue su rumbo, Bates será la joya del Draft 2022, y las expectativas con este chaval son tan desmesuradamente altas que en diversos portales lo adivinan como un top-50 del mundo antes siquiera de que alcance la veintena. ¿Su cielo en el peligroso juego de símiles? Kevin Durant.

48. Klay Thompson

Por fin; alguien que nos suena a todos y con suficiente edad para pedirse una cerveza sin pedirle prestado el carnet a su primo. Klay Thompson. Porque lanzar a canasta es lo último que se olvida.

En cinco años tendrá 34. A esa edad, Ray Allen promediaba más de 18 puntos y rozaba el 50-40-90. El declive físico, especialmente en jugadores capaces de hacer tanto con tan poco (criminal catch&shot, de la escuela Korver), tiende a demorarse, y con tanto avance en los campos del acondicionamiento físico, médico y nutricional, flirtea casi con la cuarentena.

Algo así (además del merecido premio por tantos y tan buenos años de servicio) debieron pensar en GSW cuando le ofrecieron la extensión que le llevará a ingresar 38 millones por temporada hasta que esta proyección fantasma entre en vigor. Además, Klay es un defensor superlativo, y a los 34, si nada se tuerce (tobillos, rodillas, tendones…) ni se rompe, aun le quedarán piernas para hacer brillar su aparato de fundamentos. No hay motivos para creer que Klay no será All-Star en 2024… y de hecho puede que este puesto ’48’ sea incluso algo injusto… demasiado bajo.

47. Cole Anthony

Volvemos a donde los desayunos se sirven entre galletas con forma de dinosaurio. De la hornada de 2020 (damos por hecho que los jugadores se presentan al Draft tras su curso freshmans), en la universidad de North Carolina están absolutamente encantados al saber que han logrado persuadir al mejor base high school de todo USA.

Cole es un ‘1’, y no del corte Kidd o Nash precisamente. Eso sería soñar demasiado y, por desgracia, esa es una raza que empieza a escasear.

El point guard que triunfa actualmente en la NBA anota mucho más que dirige y distribuye. Playmakers que podrían pasar tranquilamente por escoltas y cuyo prefijo point deberíamos empezar a cambiarlo por el de combo. Porque son guards totales. Sostenidos en un físico descomunal, tan pronto botan el balón con parsimonia fuera del perímetro como dos segundos y medio después están machacando por encima del pívot rival.

Russell Westbrook, John Wall, Derrick Rose, Eric Bledsoe, De’Aaron Fox… Cole Anthony.

46. Lonzo Ball

Como excepción y réplica al ‘puesto 47’; Lonzo Ball, base old school de un IQ exquisito pero físico suficiente para resistir cualquier emparejamiento y penetrar la defensa rival sin acoquinamientos.

Salir de Los Ángeles, a pesar de los desaires de su padre, es posiblemente lo mejor que le ha podido pasar a Lonzo. Lejos de la sombra de LeBron (un alero con tanta visión y jerarquía que le desplazaba de sus funciones constantemente), dispondrá ahora de un core magnífico en NOLA (mantiene a Ingram y Hart, gozará de la tutela de Jrue y contará con un socio espectacular en la definición como Zion) para llevar su juego al siguiente nivel.

Su lacra, el tiro (que no lo es tanta si nos atenemos a su recorrido pre-NBA y su actual 36% en triples), mejorará tan pronto como sus millones de haters alejen la lupa y resignen a esa amorfa mecánica que, si le funciona para meterlos, a todos empezará a darle igual. Aunque lo que realmente importa en Ball (su auténtico valor añadido) es su talento para jugar y hacer jugar; la seguridad en sus fortalezas y su enorme temple y capacidad de liderazgo. Virtudes que, con el tiempo, sólo pueden ir a más.

(Fotografía de portada de Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Tyler Dorsey, otro refuerzo NBA para el Maccabi Tel Aviv