El ‘secreto’ de los Cavaliers: defensa y circulación de balón


La primera semana de competición nos ha deparado una pequeña revolución en la zona alta de la Conferencia Este. Tras la imponente victoria ante los 76ers de esta pasada jornada, los Cavaliers se sitúan en lo más alto de la clasificación con un balance de 3-0 que comparten con los Orlando Magic. Un pleno en los tres primeros duelos que no firmaban desde la temporada 2016-17.

Antes del encuentro, el head coach J.B Bickerstaff era consciente del exigente reto que tenían enfrente. Aún sin Joel Embiid, la franquicia de Pensilvania es capaz de plantear un quinteto inicial muy potente, reforzado con un banquillo lo suficientemente profundo como para hacer daño. Sin ser comparable en un head-to-head individual, los mismos Cavaliers tampoco pudieron contar con el prometedor Isaac Okoro por una lesión en el pié.

“Lo de anoche fue una prueba de quiénes somos, lo qué estamos tratando de hacer, cómo se ve nuestra identidad y cómo se refleja”, explicó Bickerstaff antes del duelo según recoge el medio The Athletic. “No puedo quitarme de la cabeza cuántas veces hemos luchado por balones sueltos en el último cuarto y en la prórroga. Eso es una señal de que queremos esto realmente. De querer ganar la batalla. Ahí es dónde estamos. Una vez más, con un oponente como los Sixers, con su habilidad, su talento, un buen entrenador, tendremos una prueba para ver dónde estamos.”

Así, los de Ohio se presentaban sobre el parqué con su tercera starting lineup distinta para afrontar un complicado back-to-back. Apenas 24 horas antes habían superado a los Pistons tras dos prórrogas y un esfuerzo extra. Los astros, al menos sobre el papel, no parecían alinearse para ellos. Finalmente, el triunfo se quedó en Ohio.

Pero esto es sólo el principio. Únicamente tres escollos de una regular season de 72 partidos que, no obstante, permiten arrojar los primeros datos, sensaciones y resultados que marcarán la trayectoria final. En los dos primeros encuentros, los Cavaliers se midieron a oponentes que no participaron en la burbuja de Orlando. Los 76ers eran otra cosa.

“En este momento, somos los más débiles y los muchachos de la NBA no creen que seamos un buen equipo”, afirmó Andre Drummond. “Hasta ahora, en estos últimos partidos, hemos hecho un buen trabajo demostrando que estamos aquí para jugar duro todas y cada una de las noches, sin importar quién esté en la cancha.”

Las dos claves principales de este sorprendente rendimiento ha sido el movimiento del balón y la defensa. Ofensivamente han promediado 31,3 asistencias por partido en estos tres primeros encuentros, la mejor marca de toda la NBA. Supone un gran salto con respecto al pasado curso, cuando finalizaron en la 24ª posición con 23,1 pases de canasta de media. Ante Detroit, un 60% de los tiros de campo anotados llegaron tras asistencia (29 de 48). Contra Philly, esta cifra aumentó hasta el 64,6% (31 de 48). Una señal que pone de manifiesto una circulación de balón con criterio y resultados efectivos. “Es una locura. No es algo que esperara este año”, admitió Larry Nance Jr. “Pero los buenos equipos comparten el balón.”

Tras muchas idas y venidas, perseverancia y dudas sobre la compatibilidad de ambos, parece que Collin Sexton y Darius Garland han comenzado a carburar juntos y ofrecer réditos positivos para su equipo. El primero promedia 27,0 puntos por partido. El segundo, 8,3 asistencias.

Una colaboración colectiva todavía más amplia y repartida en el apartado defensivo. Los Cavs lideran la NBA en robos (12,7), ocupan la tercera posición en pérdidas provocadas (20,3) y la séptima en porcentaje de acierto permitido (44,2%). El entrenador jefe Bickerstaff señaló que esta evolución defensiva ha girado sobre la voluntad de los jugadores en intentar frenar a su par y estar en el lugar correcto en el momento adecuado.

Este esfuerzo defensivo se inicia con la protección del aro, componentes centrales del sistema que el técnico ha implementado desde el training camp. Los de Ohio presentan la segunda mejor defensa de la NBA (100,3 puntos recibidos por cada cien posesiones) tan sólo por detrás de Brooklyn (95,8). Ante los 76ers (94,0) y los Pistons (96,0), el resultado fue óptimo. La apuesta inicial, ante Philly, por el ‘big-ball’ con Larry Nance Jr, Kevin Love y Andre Drummond confirma este planteamiento. Drummond lideró al equipo en rebotes y McGee aportó otras seis capturas, mientras los Cavaliers dominaban la zona con 41 rebotes y 68 tantos.

“No iríamos 3-0 si Dre. No estuviera jugando de la forma en la que lo está haciendo, si no capturara todos estos rebotes y anotando esas canastas”, afirmaría McGee. “Eso es lo que necesitamos. Y taponar los tiros que está taponando. Ese gran cuerpo chocando contigo todo el partido y después yo, corriendo y corriendo, toda la cancha, especiando el piso verticalmente, es difícil de igualar. Siento que tenemos la oportunidad de traer de vuelto al big man.”

El propio Drummond ha reconocido que, si bien vislumbró el potencial del roster cuando aterrizó en Cleveland, está gratamente sorprendido por el comienzo del equipo y satisfecho con el esfuerzo defensivo. El siguiente paso es seguir evolucionando, repetir los aspectos positivos e incidir para mejorar los negativos. “No importa en qué cancha te encuentres, si alguien duda de ti, encontrarás una manera de demostrarle a esa persona que está equivocada. Creo que estos años que han tenido los Cavs y esta nueva mentalidad y enfoque demuestran que el arduo trabajo realizado y la camadería traerán buenas cosas.”

Por su parte, Bickerstaff ha querido ser más cauteloso. El técnico sabe que las derrotas terminaran llegando y apela a la capacidad para superar la adversidad como verdadera prueba de fuego para sus pupilos. “Esa adversidad es la que nos pondrá a prueba. Esa adversidad es la que a veces rompe a los equipos. Tenemos que asegurarnos de que tenemos esa confianza el uno en el otro. Este año será difícil para todos, con muchachos entrando y saliendo, los viajes serán diferentes y todas esas cosas. Tenemos que saber sobrevivir a eso. Y ahí es cuando lo sabremos, pero tenemos que estar preparados para ello.”

(Fotografía de portada de Jason Miller/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.