Equipos de leyenda: los 76ers de Erving y Malone


Boston Garden. Séptimo partido de las Finales del Este de 1982. A falta de medio minuto para el final, Danny Ainge anota un triple irrelevante. El marcador refleja una ventaja de doce puntos a favor de los 76ers. La suerte está echada y los aficionados locales empiezan a corear una frase que ha quedado grabada en la hemeroteca de la NBA. “¡Beat L.A.! ¡Beat L.A.!”, repiten al unísono.

Solo un año antes, los 76ers habían desperdiciado una ventaja de 3-1 en similar escenario y en la misma ronda por el título. En esta ocasión, el guión había seguido un curso idéntico. Después de robar el factor cancha en el segundo partido habían logrado otros dos triunfos en The SpectrumSin embargo, los de Bill Fitch devolverían el golpe y se plantarían, una vez más, en el séptimo partido con el propósito de sellar la clasificación para las Finales. Los aficionados alimentaron el temor al aparecer en el pabellón disfrazados de fantasmas.

Para leer este texto completo y acceder a muchas más ventajas suscríbete a Extra nbamaniacs (nbamaniacs.com sin publicidad + podcast + textos especiales + newsletter + chat en Discord con redactores y otros suscriptores)

EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.