Reunión de Magic Johnson con los jugadores de los Lakers para aclarar el tema Davis

lo intentó. Casi hasta la extenuación. Se ofrecieron diversos packs de jugadores, cada vez aumentando más y más la apuesta. Sin embargo, todo esfuerzo fue en vano y, finalmente, acabó la fecha límite para traspasos tal y como la había empezado: siendo jugador de los Pelicans.

Esa insistencia por parte de Magic por traerse a Davis no solamente era un all-in por el jugador que querías incorporar; sino que también lo era de cara a los jugadores que habías querido traspasar y no pudiste. La jugada no le salió bien al presidente de operaciones de los angelinos, dejándole en una situación cuanto menos comprometida de cara a esos nombres. Especialmente con respecto a los que conforman el núcleo joven del vestuario y sobre los que se presuponía que se iba a seguir construyendo y apuntalando. Véase Lonzo Ball – significativo su caso, al declarar con rotundidad su padre LaVar que no quería irse a New Orleans -, Brandon Ingram y Kyle Kuzma.

Cuando un traspaso de este nivel, con tantísimos recursos involucrados, no acaba saliendo suele generarse un ambiente extraño en los entresijos de una franquicia. Magic ahora tiene entre manos una situación sensible que resolver, ya que necesita que todos esos jugadores señalados vuelvan a sentirse parte del proyecto y los conecte hacia los objetivos generales del equipo. Es el momento de que Magic saque a relucir ciertas dotes motivaciones para reconducir aquello que había decidido mandar por otro camino.

Reunión en Philly

Según informó en primer lugar LA Times, Magic planeó tener una reunión con sus jugadores durante este fin de semana en Philadelphia, aprovechando el partido que los disputan hoy domingo ante los 76ers.

En dicho encuentro, Johnson explicará lo sucedido con Davis durante las últimas semanas de mercado. El interés del ejecutivo es transmitir que esto no es asunto personal hacia ninguno de los jugadores, sino que se trata de un negocio. La labor de una franquicia es la de intentar ser mejor y, para los Lakers, la meta más próxima pasa por conquistar un campeonato.

Magic no quiere que la situación acaba degenerando en un estado anímico general de desidia; más aún cuando la situación de los Lakers no invita a poder relajarse ni un solo momento si es que quieren alcanzar su hueco en los playoffs. Quedan 27 partidos por delante, y Magic quiere tener a todos sus hombres conectados.

Diálogo abierto

El tono de la reunión – que, dada la proximidad del partido ante los 76ers podría haberse producido ya – quiere que sea de diálogo abierto. Quiere explicar, pero también oír. Sabe que hay malestar y quiere escuchar lo que sus jugadores opinan sobre lo sucedido, tal y como apunta una fuente cercana a la situación citada por LA Times.

“Esto es parte del negocio”, afirmó Magic ayer, en declaraciones recogidas por ESPN. “Voy a abrazarles y decirles que tenemos que estar unidos porque nuestro objetivo sigue estando ahí: alcanzar los playoffs“.

“Amo nuestro equipo y amo a nuestros jugadores. Es parte del negocio que tu nombre salga en un posible traspaso. Es una parte complicado de este mundo, pero ellos han permanecido juntos en el partido ante Boston. Mi trabajo es estar seguro de que siguen siendo un equipo y que tienen en mente el objetivo general, que es estar en los playoffs“.

(Fotografía de portada de Ethan Miller/Getty Images).


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional sobre la NBA además de apoyar nuestra labor de forma directa.

Aquí te contamos más. ¡Únete!